Aragón y Valencia apuestan por mejorar la comunicación ferroviaria Sagunto-Zaragoza

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, recibía a su homólogo de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, en la primera reunión oficial que ambos dirigentes mantenían. Además de los intereses comunes en materia de comunicaciones viarias y ferroviarias, los máximos responsables autonómicos acordaban amplificar la intensa red de relaciones económicas, sociales y culturales a otros departamentos. De hecho, estaban acompañados por sus respectivos consejeros de obras públicas, José Luis Soro y María José Salvador.

Desde ambos territorios entienden que actualmente es más razonable apostar por el eje mediterráneo, unido al ramal de la línea de ferrocarril Sagunto-Teruel-Zaragoza para favorecer la logística y la agroalimentación, al facilitar la salida de los productos aragoneses a través del puerto de Valencia, que Ximo Puig ha reivindicado como el primer puerto de contenedores del Mediterráneo. Lambán ha dejado claro que Aragón no renunciará a la Travesía Central Pirenaica, pero el pragmatismo invita a no cerrarse puertas, aprovechando la posibilidad de financiación europea para este corredor.

Otras de las comunicaciones que los presidentes aragonés y valenciano acordaban reclamar conjuntamente al Gobierno central es la N-232, cuyo desdoblamiento, recordaba Ximo Puig, está “atascado”, las obras apenas han avanzado, un proceso que colea desde 1993 en que fue adjudicada y que el presidente de la Comunidad Valenciana, calificaba de “auténtico escándalo”. Puig se pregunta que si del eje Mediterráneo-Cantábrico, la N-232 es el camino más recto, por qué permanentemente se han invertido en otras infraestructuras y no se ha priorizado la opción “más razonable”, al tiempo que subraya que este corredor será bueno para Aragón, para Valencia pero también para España. Puig indicaba que las infraestructuras no son el objetivo, sino instrumentos para mejorar el crecimiento económico y el estado de bienestar.

La nueva etapa abierta con este primer encuentro oficial se verá plasmada en una sistematizada red de relaciones entre departamentos de ambos ejecutivos en materias como la sanidad, el turismo, la cultura o la juventud. Este trabajo de consolidación de relaciones bilaterales responde a la concepción de ambos presidentes de lo que debe ser la nueva política y relación horizontal de las Comunidades Autónomas, además de la que mantengan con el Estado. De hecho, Lambán y Puig reivindican este nuevo trabajo en red como una forma de unir y no separar, en clara referencia también a la cuestión catalana.

Los presidentes de Aragón y la Comunidad valenciana también defienden que lo importante es dar respuesta a los ciudadanos, explotando lo que une a los territorios y no lo que les separa, como los servicios sanitarios de las zonas fronterizas, las comunicaciones u otros bienes básicos como el agua.

Comentarios