Los trabajos de selección del tomate rosa de Barbastro, premiados por la Academia Aragonesa de Gastronomía

La Academia Aragonesa de Gastronomía ha decidido otorgar el premio a la Mejor Labor Gastronómica 2015 en el ámbito de la investigación al equipo que ha trabajado en la selección de del tomate rosa de Barbastro y la cebolla de Fuentes. Ambos productos agroalimentarios están en la actualidad muy valorados y transmiten una indudable garantía de calidad al consumidor. Precisamente el trabajo de investigación distinguido ha contribuido al registro de la variedad de Tomate Rosa de Barbastro en el catálogo nacional.

Cristina Mallor, del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) del Departamento de Innovación, Investigación y Universidad y Amparo Llamazares y Pablo Bruna, ambos de la Unidad de Tecnología Vegetal (UTV) del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad conforman el equipo que ha sido reconocido por su labor en esta investigaciones.

 

Los trabajos se iniciaron en respuesta a necesidades del sector hortícola, tanto de productores como de consumidores. Los primeros demandaban un material vegetal seleccionado que se ajustara a las características históricas de las variedades hortícolas, objeto de estudio; los segundos, propiedades organolépticas que actualmente no encontraban en la oferta del mercado.

En este contexto, desde el Gobierno de Aragón se atendió la demanda, y en ambos casos, se implicó un equipo pluridisciplinar formado por técnicos e investigadores de la UTV y del CITA.  Además se contó con la colaboración de agricultores, comercializadores; asociaciones y consumidores de las zonas de cultivo tradicional, fundamentales para tener una visión holística. 

El primer paso a seguir fue la obtención del material vegetal inicial de estudio. En el caso de la cebolla se contó con la colaboración de la Asociación ACEFUENTES y en el caso del tomate con la Asociación de Hortelanos y Amigos de la Huerta del Alto Aragón y la Sociedad Cooperativa Limitada Agrícola de Barbastro.

 

Los programas de selección que se han llevado a cabo consisten en identificar las mejores plantas de las que obtener semilla para la siguiente generación. Este método es el que tradicionalmente han seguido los hortelanos generación tras generación. Sin embargo, los métodos utilizados para la caracterización y la mejora genética nos permiten obtener más información, haciendo el proceso de selección más eficiente.

Comentarios