El AVE Huesca-Madrid cuenta con 50.000 usos y el "tamagochi" 73.000

AVE tren estación de tren

Si se cumplen los porcentajes de uso de cada mes, este 2015 terminará con la cifra de 73.000 usuarios sumando las dos direcciones de los viajes de "media distancia" entre Huesca y Zaragoza y Zargoza y Huesca con el conocido "Tamagochi-Canfranero". A fecha 30 de septiembre se llevaba un 12,06% con un total de 55.188. En cuanto al servicio AVE entre Madrid y Zaragoza, los usos rondarán los 55.000 al año.

En 2014, los usos del servicio AVE Madrid- Zaragoza-Huesca fueron 222.900. En 2015, hasta el 30 de septiembre, han sido 168.300 (2,5% más que en el mismo periodo de 2014, en que fueron 164.000). De estos usos, en torno a 50.000 pertenecen a la estación de Huesca.

Este servicio AVE, que se puso en marcha el 23 de diciembre de 2003, ha ido manteniendo sus usuarios año tras año sin experimentar crecimientos destacados.

Hay que recordar que el tramo Tardienta-Huesca las máquinas no pueden alcanzar sus velocidades AVE ya que se comparte el ancho internacional con el AVE mediante tres raíles.

Desde Huesca capital y provincia sigue habiendo voces que demandan mejorar los servicios “regionales” de Huesca-Zaragoza y Zaragoza-Huesca. Indican que es una asignatura pendiente que debería potenciarse para que, la capital en particular, consiga atraer público de la capital aragonesa

AVE HUESCA-MADRID

Los usos del trayecto entre Huesca y Madrid nacieron tímidamente los dos primeros años. En 2005 fueron ya 51.000 usos, en 2007 fueron 55.000 y así han ido subiendo cada año hasta los 222.000 del año pasado.

En la actualidad de lunes a viernes tenemos un servicio que sale a las 8,15 de la mañana de Hueca y llega a Madrid a las 10,35 tras las paradas de Tardienta a las 8,26 y Zaragoza a las 8,55.

Los viernes y domingo sale un servicio de Huesca a Madrid a las 19.35 con parada en Zaragoza a las 20,20 y llegada a Madrid a las 21,40

En el trayecto de Madrid a Huesca de lunes a viernes tenemos un servicio a las 19,05 con llegada a Huesca a las 21,18 con paradas en Zaragoza y Tardienta (21,05).Los viernes y domingo, desde Madrid, sale un AVE a las 16,05 con llegada a las 18,10 a Huesca.

SERVICIOS TAMAGOCHI-CANFRANERO HUESCA-ZARAGOZA

Además del AVE, la estación de Huesca ofrece otros servicios desde Huesca a Zaragoza y Zaragoza Huesca bajo el paraguas del regional del “Canfranero” que viene o va a Jaca y Canfranc.

Desde Huesca hacia Zaragoza hay dos servicios de lunes a viernes A las 8,40 y 20,36 son diarios. Los sábados y domingos se refuerza a las 11,33 y a las 18,22

En el sentido Zaragoza Huesca de lunes a viernes 8,40 y 15,41. Los sábados y domingos a las 6,40 y 8,47.

En total Zaragoza Huesca llevamos 27.136 usos y en el tramo Huesca-Zaragoza son 28.052. Hay que destacar que el crecimiento con respecto a 2014 es de 12,06%

HISTORIA DEL FERROCARRIL EN HUESCA

La historia del ferrocarril como se ha podido contemplar en días pasados en la exposición del ferrocarril en Huesca se remonta al 12 de septiembre de 1864.  Se han cumplido en este 2015 150 años de la inauguración de la línea de ferrocarril hasta Huesca, un ramal desde Tardienta que enlaza con la línea Zaragoza-Lérida-Barcelona, de la que quedó fuera. Huesca siempre ha luchado por dejar de ser una estación “fondo de saco”. La historia marca que tanto en 1864 como cuando se construyó el AVE Zaragoza-Barcelona ha quedado fuera de la ruta principal.

HUESCA FUERA DE LAS RUTAS PRINCIPALES

En 1861, como se publicó en Heraldo, se inauguró la línea de ferrocarril de Zaragoza a Barcelona que, por una cuestión práctica, según diversas fuentes, dejó Huesca al margen porque el interés comercial de esta capital era prácticamente nulo, ya que en el siglo XIX había una gran presencia clerical y escasa población.

No obstante, la Diputación Provincial intentó que pasara por Huesca y Barbastro. Sin embargo, no se justificaba el rodeo que encarecía la obra y el trazado elegido para comunicar Zaragoza y Barcelona fue por Zuera y Monzón, ya que presenta un perfil suave y solo un gran viaducto sobre el río Alcanadre en Sariñena, explican desde la Asociación de Amigos del Ferrocarril. También hubo otra alternativa más al sur, pero se descartó porque en los Monegros era difícil encontrar agua para las máquinas, detalla Jaime Larruga, miembro de la Asociación del Ferrocarril y uno de los actuales jefes de estación. 

Sin embargo, la incipiente burguesía local no podía dejar pasar esta oportunidad y los ciudadanos de Huesca lo solicitaron a la reina Isabel II. Por ello, un grupo encabezado por Eduardo Bové obtuvo la concesión administrativa del ramal –como se construía el ferrocarril entonces– que, partiendo desde Tardienta uniría Huesca con la línea principal. Aunque su inauguración oficial fue el 12 de septiembre, ya se había permitido la circulación de algunos servicios especiales durante las fiestas de San Lorenzo.

Esta vía de unos 20 kilómetros surgió a partir de la Compañía del Ferrocarril de Tardienta a Huesca pero durante su construcción se vendió a la Zaragoza-Barcelona, que se fusionó más tarde con la Zaragoza-Pamplona y que acabó absorbiendo la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España. Esta última se nacionalizó en 1941 y quedó integrada en la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (Renfe). 

Fue la empresa del norte la que construyó la línea de Canfranc, un proyecto que estaba en marcha desde 1853. La visita de Alfonso XII a Huesca el 22 de octubre de 1882 marcó el inicio de la construcción. En 1893 llegó hasta Jaca pero no fue hasta 1904 cuando se firmó el tratado internacional sobre la vía, que alcanzaría la estación fronteriza en 1928. En paralelo, y por exigencias de Francia, se creó la variante Zuera-Turuñana que, de nuevo, evitaba el paso por Huesca.

Del ramal a la alta velocidad

En esos primeros años del ramal, había trenes desde Huesca a Tardienta para hacer trasbordos, pero a finales del XIX comenzaron los primeros servicios directos hasta Zaragoza Arrabal. En los años 30, circuló un coche cama entre Canfranc y Madrid que servía de conexión con París y que aprovechaba la línea de Turuñana, según expone Larruga. Los años del esplendor llegaron con el desarrollo de los años 60 y 70, "cuando iban los trenes llenos", recuerda Luis Granell, de la Coordinadora en Defensa del Ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco). 

En 1980 se creó un servicio, en respuesta a la demanda de Huesca de disponer de un tren directo con Madrid, que llegó a Jaca en 1982 y a Canfranc en 1984, pero no conectaba con Francia porque la línease cortó en 1970. Este servicio desapareció por completo con la llegada de la alta velocidad en diciembre de 2003, que si bien la mayoría de los grupos políticos locales –PP, PSOE y PAR– lo destacan como un avance que sitúa a Huesca entre las ciudades AVE más pequeñas, grupos como CHA e IU estiman que no ha cumplido las expectativas. 

Ahora, la reapertura de la línea internacional es uno de los retos en torno al que hay unanimidad social en Aragón, aunque sin avances. El objetivo es el año 2020. Mientras tanto, los políticos locales coinciden en demandar conexiones con Zaragoza y algunos incluso con Barcelona. Por mejorar la unión con cercanías apuestan los Amigos del Ferrocarril, a pesar de que no es una entidad reivindicativa, y Crefco. Ahora, con las paradas en las estaciones de Goya y El Portillo, en el centro de Zaragoza, entienden que sería un transporte muy competitivo, pero solo hay seis servicios diarios por sentido y un AVE.

Comentarios