El IBI vuelve a dividir a gobierno y oposición en el pleno de ordenanzas

El Impuesto de Bienes Inmuebles, el impuesto que le reporta mayores ingresos a cualquier ayuntamiento, dividía al equipo de gobierno y a la oposición en el debate de ordenanzas que tenía lugar en el pleno municipal. Mientras el tripartito aseguraba que no hay subida de ese impuesto, el Partido Popular argumenta que el consistorio tenía la oportunidad de bajar dicho impuesto el 10%, y no lo hará.

Para entender el debate hay que recordar que la troica obligó a España en su día a subir el IBI el 10% en todos los municipios, una medida que ha estado en vigencia hasta el presente ejercicio. El próximo año desaparecerá esa obligatoriedad, pero en Huesca se aplicará una revisión salarial que significará que la factura del IBI seguirá siendo la misma.

Esto para el PP es una subida de impuestos, para el PSOE una congelación impositiva.

Los populares dicen que el Ayuntamiento podría haber aplicado una rebaja del IBI y que no lo hace porque tiene afán recaudatorio, sin embargo, los socialistas recuerdan que, si se aplicara la propuesta del PP, el consistorio recaudaría 3 millones de euros menos. Se preguntan desde el PSOE qué servicios municipales suprimiría el PP con esa merma en los ingresos.

Los grupos que acompañan en el gobierno municipal al PSOE, Cambiar Huesca y Aragón sí Puede Huesca, se felicitaban por haber podido aplicar criterios de progresividad a las ordenanzas, de manera que las familias con menos recursos y con dificultades económicas, contarán con beneficios fiscales.

Desde Aragón sí Puede Huesca, destacaba su portavoz, Mary Romero, que en esta ocasión no se ha podido aplicar un gravamen especial a las viviendas desocupadas porque la legislación nacional lo impide. A este respecto, Romero espera que esa legislación pueda cambiar a partir del 20 de diciembre.

Por último, Ciudadanos se abstenía en la votación, otorgando un voto de confianza al gobierno municipal a la espera de conocer los presupuestos municipales.

Comentarios