Fallece "Carletes", Parrilla de Oro del ayuntamiento de Huesca

Carletes Antonio Ibor Fernando Elboj

Antonio Ibor “Carletes” fallecía este jueves, a los 94 años en Huesca. Toda una institución en la plaza de toros oscense, de la que fue Alguacilillo durante 28 años, motivo por el que recibió la Parrilla de oro de de la ciudad en 2003, en reconocimiento a esa trayectoria.

Residió siempre en la calle La Campana, en la conocida como “Casa Carletes”. De hecho, la familia Ibor-Artero fue homenajeada durante las fiestas del barrio de San Martín en 2010, por su larga tradición como vecinos del barrio.

Carletes fue uno de los nombres “históricos” de la plaza de toros, donde se convirtió en una institución, tras casi tres décadas ejerciendo de alguacilillo. Como contaba en un escrito el costumbrista Ignacio Almudévar, “Con su traje de caballero y su sombrero, salía montado a caballo, quitándose el sombrero para pedirle al presidente de la plaza de toros la llave del toril, con el fin de empezar la corrida”.

El mundo de los caballos y las caballerías fue su vida, puesto que su oficio fue el de tratante de caballerías, que acudía a vender por las diferentes ferias de la provincia.

En su día fue prior de la Cofradía de Cillas, de la que era cofrade, así como de la Cofradía de la Virgen de Salas. Viudo desde hacía años, “Carletes” tenía dos hijos, cuatro nietos y un biznieto. En 2003 recibió realmente emocionado la Parrilla de oro de la ciudad, de manos del entonces alcalde Fernando Elboj. Hombre afable, siempre con la sonrisa en la boca y los ojos achicados por esa sonrisa, “Carletes” disfrutaba recordando con amigos y conocidos los años vividos en el Coso taurino oscense, y los toreros a los que había entregado, tras el pertinente abrazo, los trofeos conseguidos en las corridas.

Los funerales por Antonio Ibor se celebrarán este viernes, a las 4 y media de la tarde, en la iglesia parroquial de Santo Domingo y San Martín.

Comentarios