El refugio de Llauset adelantará su apertura

Refugio Llauset

El refugio de Llauset abrirá sus puertas en verano del próximo año. Este adelanto en un año -según la fecha inicialmente prevista para 2017- es posible gracias al anticipo que la DPH va a realizar de una de las dos aportaciones previstas para 2016 y 2017, de forma que este año 2015 se invertirán ya 185.000 euros en trabajos que agilizarán la construcción de forma que el verano próximo

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Así lo ha anunciado la diputada responsable de la Comisión de Desarrollo Territorial y Medio Natural, Maribel de Pablo, en la visita que se ha realizado para conocer las obras de este refugio.

La inversión total prevista para este refugio es de 2,5 millones de euros. El último convenio firmado el pasado mes de septiembre entre las tres entidades supone una inyección de 822.000 euros en tres años y el anticipo de una anualidad de la DPH supone una importante inyección tanto en obra como en equipamiento.

En este sentido se prevé que durante este año se complete toda la instalación de vertidos y se realicen las instalaciones completas tanto de fontanería como de electricidad. También se prevé concluir los suelos y cubrir con falsos techos las principales estancias, así como avanzar en trabajos de pintura, carpintería y en la instalación de sistemas de comunicaciones y protección frente a rayos. De igual forma se adquirirá diferente tipo de mobiliario para su equipamiento.

Con estas actuaciones el refugio entrará en funcionamiento el próximo verano. La capacidad total será de 80 personas y al año que viene está previsto que se abra al 100% de sus servicios y al 70% de su capacidad.

La diputada Maribel de Pablo ha destacado la importancia que tiene la apertura de este refugio cuanto antes, tanto por el servicio que va a dar a los usuarios del GR11 como por la importancia de completar una red de refugios y generar desarrollo en esta zona oriental del Pirineo aragonés.

Además, tal y como ha recalcado la diputada, esta infraestructura será indispensable para que, con el tiempo, se puede realizar una vuelta al principal macizo de las Maladetas, y poder así realizar una ruta circular tal y como se hace ya e los macizos de Posets o Monte Perdido.

Por su parte, la alcaldesa de Montanuy, Esther Cereza, ha destacado la colaboración entre instituciones y la importancia de recursos que generen empleo y desarrollo en el medio rural altoaragonés.

Jesús Rivas, de la FAM, ha puesto de manifiesto la voluntad de las tres entidades firmantes del convenio: “Estaba claro que había que hacer lo posible para tener el refugio en funcionamiento cuanto antes, ya que este hecho iba a redundar en generar actividad deportiva y económica en la zona, como ocurre en otros valles del Pirineo donde se ubican refugios de montaña”, ha dicho Rivas.

Desde la FAM se ha hecho hincapié también en la posibilidad de realizar la ruta circular a este macizo. “Constatamos que este uso circular y a menor cota de los espacios de montaña crece más rápidamente que el de los tradicionales tresmiles”, ha dicho Rivas.

El refugio de Llauset está ubicado a 2.450 metros de altura; es el más oriental del Pirineo aragonés y viene a completar el trazado de la GR11, el sendero por etapas más transitado del Pirineo y que no contaba con un refugio en este tramo. Contará con una superficie de casi 940 metros cuadrados y está a los pies de varios picos de más de 3.000 metros. De hecho en esta zona donde se está construyendo este refugio es donde se concentra el mayor número de tresmiles de ambas partes del Pirineo.

Precisamente, Modesto Pascau, ha explicado la dificultad de llevar a cabo los trabajos “a más de 2.000 metros de altitud, ya que por meteorología no es posible trabajar en esas zonas todo el año. Es la presencia de nieve sobre todo la que puede condicionar mucho los trabajos”.

“El poder ahora seguir ejecutando obra, e incluso instalar ya parte del equipamiento, sobre todo el relacionado más directamente con las instalaciones que es sobre lo que se trabaja este año, hace que se pueda mirar a 2016 ya de forma segura como fecha de puesta en marcha del refugio”, ha dicho Pascau.

A partir de entonces estará pendiente la denominada segunda fase de obra, destinada ya a realizar el segundo de los módulos que lo componen, el cual alberga el resto de las plazas de alojamiento, así como espacios de uso general en planta baja.

La Diputación de Huesca viene colaborando desde 1989 en la financiación de refugios, tanto en su construcción como en su adecuación y remodelación. Se trata así de dar respuesta a una creciente demanda de usuarios, de hecho durante 2014 se contabilizaron más de 80.000 pernoctaciones en los refugios de la provincia de Huesca. Estas instalaciones sirvieron también de soporte de servicios y otros usos para más de 100.000 personas; entre estos usos figura por ejemplo la toma de datos nivometeorológicos que, de esta zona tan importante del Pirineo, no existen en altura.

Comentarios