'Alquézar rosado 2015': A sus 25 años, más elegante que nunca

Alquézar Rosado

Bodega Pirineos ha dado a conocer las características y novedades de su ‘Alquézar Rosado 2015’. Un vino rosado que “enamora” desde el primer vistazo, con su imponente color rojo cereza, y que “se consume de forma muy agradable” con gran presencia, en muchos casos, para los encuentros sociales. Así lo indica Jesús Astrain, enólogo de esta bodega. Cabe resaltar que la añada 2015 será “todavía más elegante que sus predecesoras” y tendrá una producción de 330.000 botellas para el mercado nacional e internacional.

Elaborado desde el año 1990, cada cosecha ha ido aumentando en expresión y finura, consiguiendo un vino suave y con una agradable chispa por la leve aguja que aporta en la boca, procedente de su propio carbónico de fermentación. Lo más destacado de este vino en el momento de la cata y, por parte de todo tipo de públicos, es su característico dulzor.

El nombre de este vino está inspirado en la hermosa villa medieval de Alquézar, situada en la Sierra de Guara y catalogada como uno de los pueblos más bonitos de España. De este modo, se trata de otorgar a este vino las raíces de proveniencia que tiene en la Denominación de Origen Somontano.

Este vino gana cada vez más terreno en el ámbito internacional; especialmente con la conquista del mercado alemán, donde en 2014 se consumieron más de 60.000 botellas. Según Jesús Astrain, “este se está revelando como uno de los vinos más importantes de la bodega gracias a su originalidad. Detenemos la fermentación de los rosados más aromáticos para dejar azúcares residuales naturales que nos ayudan a conseguir un vino apetecible y muy fácil de beber, que atrae incluso a paladares experimentados y a noveles. Con Alquézar se produce la magia de que coincide lo que queremos expresar con lo que el consumidor percibe”.

Comentarios