La patata que fija población

chía patata

El sol y las agradables temperaturas animaban, este sábado, a ribagorzanos y personas de distintos puntos de la provincia a acercarse hasta Chía para disfrutar de la IV Feria de la Patata. Se calcula que eran más de 1.500 personas las que pasaban por esta localidad, de apenas 60 vecinos, para adquirir y degustar este tubérculo.Se vendían, durante la jornada, unos 3.000 kilos de patatas.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

La feria contaba además con otros atractivos como un mercado artesano, exhibicion de ganado (alrdedor de medio centenar de vacas, un par de ejemplares de caballos y un par de burros), actividades infantiles y gastronómicas como el taller de tapas de Antonio Arazo, del resturante Apolo de Huesca, o la degustacion de las patatas "colgadas" donde se asaban unos 500 kilos de patatas condimentados con pimiento, cebolla y sardina salada siendo un plató típico de las zonas de montaña.

La IV Feria de la Patata de Chía cerraba la temporada de recoleccion con cifras de record. Las producciones limitadas de los inicios, de este proyecto, se convertían, este año, en una cosecha que supera las 60 toneladas.

El punto en el que se encuentra este proyecto, que recupera un cultivo que en la década de los 60 tuvo mucha importancia en la localidad, es ejemplo, decía Enrique Barrau, alcalde de Chía de cómo, en los pequeños pueblos no se necesitan grandes proyectos pero sí los apoyos justos para que, quien lo quiera, pueda tener un futuro en su pueblo.

El presidente de las Cortes, Antonio Cosculluela, que participaba en la inaguracion de la feria, señalaba que, en el mundo rural, hay que echar la vista atrás, y buscar la oportunidad para que, la gente joven que ha salido fuera a formarse, regrese, y pueda plantear proyectos vinculados a la tierra. Para ello decía, es importante el papel que deben jugar todas las instituciones.

En esa misma línea, el presidente de DPH, Miguel Gracia, indicaba que es fundamental buscar actividades económicas que permitan ganarle la batalla a la despoblación.

La Asociacion de Productores de Patata de Chía la forman, en la actualidad, siete socios, seis familias de la localidad y el centro sociolaboral El Remos. El proyecto representa una oportunidad de empleo para la gente con discapacidad.

La altura a la que se cultiva la patata de Chía, (entre 1.200-1.500) o el hacerlo a la antigua usanza, incluso con tracción animal, son algunos de los elementos que le dan un sabor especial a este tubérculo que se comercializará, este año, en las provincias de Huesca, Zaragoza y Lérida.

Comentarios