León Buil y su legado como persona, político y poeta, homenajeado en Huesca

La figura y el legado de León Buil eran recordados este jueves en el Palacio Villahermosa de Ibercaja en Huesca. “Crónica del hombre”, es título del libro póstumo de poesía de León Buil. Se trata de una recopilación de poemas, algo más de un centenar, escritos por León Buil a lo largo de varias décadas, y que se dividen en cuatro partes, que corresponden a otros tantos temas que le apasionaron a lo largo de su vida: la política, el amor, la naturaleza y la muerte.

En la presentación participaban Marcelino Iglesias, quien glosaba la biografía política de León Buil; Antonio Pérez Lasheras, profesor de Literatura en la Universidad de Zaragoza, que prologó el libro, explicaba el análisis literario que ha realizado a las poesías de León Buil, y la periodista de Radio Huesca y Huesca TV, Nuria Garcés, conducía el acto y recordará la parte más humana del político, abogado y poeta, que durante muchos años fue colaborador y tertuliano en Radio Huesca y Huesca Televisión. Además, Josefina Lanuza leía una poesía para cerrarlo.

El libro finaliza con un único y extenso poema, que León Buil comenzó a escribir poco antes de que se le diagnosticara su enfermedad, y que fue redactando y finalizó pocos días antes de morir. Se trata de un poema en el que el poeta se rebela contra su destino, pero acaba aceptándolo y celebrando lo vivido, y que estaba escrito para su mujer, que junto con otros familiares, estaba presente en el acto.

Editado por "Los libros del gato negro", Isidro Ferrer ha realizado el diseño de la cubierta y la maquetación. La primera de las secciones, dedicada a la Política, se ocupa de la poesía social o comprometida, bajo el título de "La voz liberadora". Poemas en los que se reflexiona sobre la actividad pública o política, entendida como una obligación. La segunda parte, bajo el título "Brasa residual"se dedica a la poesía amorosa. Al amor dedicado a una misma mujer, la suya, así como a sus hijos e incluso a sus nietos. Desde el amor adolescente, apasionado, al maduro y más sosegado. La tercera parte del libro, titulada "Hijo del monte Pirineo", agrupa los poemas dedicados a la Naturaleza. Según Pérez Lasheras, se trata de composiciones más elaboradas, en las que la Naturaleza está contemplada como un ser vivo, que siente y con el que es posible comunicarse.

Comentarios