Preocupación en las estaciones de servicio por las consecuencias del Impuesto de Hidrocarburos

gasolina gasolinera

El presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio de la provincia, José Conte, ha mostrado su preocupación por las consecuencias que podría tener para sus negocios, e incluso para el propio Gobierno de Aragón, la puesta en marcha del impuesto de hidrocarburos, que ha anunciado el socialista Javier Lambán. En opinión de Conte, el ejecutivo va con el pie cambiado, porque mientras que en todas aquellas comunidades en que se implantó este impuesto, lo han eliminado, o están estudiando hacerlo, en Aragón se propone crearlo, algo que causaría muchos perjuicios económicos.

El 60% del precio de los carburantes son impuestos. Ahora, el gobierno habla de gravar con otros 2,4 céntimos el litro de combustible, tanto de gasolina como de gasóleo. Los empresarios creen que esta medida iría en contra de todos: particulares, pymes y grandes empresas, pero también de la economía aragonesa.

La provincia de Huesca se beneficia, en este sentido, de varias cuestiones. En el mundo rural, las petroleras marcan más barato el carburante que en las ciudades. Por otro lado, es más barato en la provincia porque al estar cerca de los oleoductos de Zaragoza y Lérida, el transporte es más barato que en otras provincias. Ello supone que las empresas de grandes recorridos aprovechen para repostar en Huesca. En el caso de que este impuesto entrase en vigor, con tan sólo un 5% menos que se ingresase en Aragón, dejarían de entrar en esta comunidad autónoma, y se irían a las vecinas, más de 1,5 millones de euros.

José Conte asegura que, como la implantación de este impuesto debe aprobarse en las Cortes de Aragón, se está trabajando intensamente para conseguir que los diputados no lo voten a favor. Hablan, incluso, de que la implantación del impuesto de hidrocarburos podría llevar al cierre de estaciones de servicio.

Comentarios