Celaya busca fórmulas para dar estabilidad al contrato de Salud Mental de Huesca

El consejero de Sanidad ha acudido a las Cortes para dar a conocer los objetivos del Plan de Salud Mental 2016-2022 que está elaborando el Departamento. Por un lado ha informado de que el Departamento está trabajando en “revertir la situación” por la que “desde hace más de un año colaboran sin contrato en vigor” las tres mayores entidades del sector, entre ellas la Fundación Agustín Serrate (Huesca). Esta institución atiende servicios de salud mental, pero desde hace unos años lo hace con el contrato caducado, por ello se espera que salga a concurso. Pero el consejero Celaya ha manifestado su intención de trabajar para conseguir que los criterios económicos no sean los que primen a la hora de concertar servicios de Salud Mental.

Celaya ha asegurado que “hay que seguir concertando porque son entidades que llevan muchos años trabajando y no podemos olvidar su experiencia”. Sin embargo, ha recordado que, según la ley estatal “en la adjudicación de contratos públicos, el precio debe ser fundamental”, por lo que “debemos ser capaces de buscar formas para que estos conciertos nos aseguren garantías de éxito”. Esta realidad afecta, por ejemplo, a la Fundación Agustín Serrate de Huesca.

En relación al Plan de Salud Mental, Celaya ha explicado que sus tres principales objetivos serán mejorar la atención a pacientes con trastorno mental grave, garantizar la reinserción de los pacientes en la sociedad cuando sea posible y  establecer una estrategia específica  para niños y jóvenes y psicogeriatría. Pero “hay actuaciones que no pueden esperar” a la aprobación de este Plan, según el consejero, que son “la recuperación de camas de hospitalización de agudos en el Hospital General en Zaragoza que se perdieron con el cierre de la unidad del hospital de Nuestra señora de Gracia y la reparación del edificio del Centro de rehabilitación Psicosocial de Nuestra Señora del Pilar para los usos de media y larga estancia”.  

La diputada del Grupo Parlamentario Popular Carmen Susín ha asegurado al consejero que el nuevo Plan contará con su apoyo “si pretende poner en marcha mejoras, pero con presupuesto, no como el anterior”, y ha advertido de que, “además de hablar, hay que hacer”.

En palabras de Olvido Moratinos (PSOE), la atención a la Salud Mental debe ser “integral” porque “presta cuidados, pero también se centra en prevención y la rehabilitación”, además de “combinar recursos sanitarios, educativos, sociales, laborales”, por lo que “debe ser una prioridad absoluta de la Consejería”.

”No debe de destinarse ningún euro más a desarrollar estructuras  de carácter privado”, ha demandado Itxaso Cabrera (Podemos), que también ha pedido que se eviten “los conciertos y los politiqueos”, y que “se desarrolle una investigación respecto  a los copagos en Salud Mental” .

Según la diputada del PAR Berta Zapater, el “error de partida” de esta Legislatura ha sido “separar lo social de lo sanitario”,  porque, precisamente los pacientes de salud mental, necesitan una atención “socio-sanitaria”, lo que también perjudica a “las asociaciones del tercer sector”.

José Luis Juste (Ciudadanos) ha denunciado la “situación lamentable” que ha vivido la atención pública a la salud mental en los últimos años y ha calificado como acertada la decisión de “acabar con el reagrupamiento de unidades porque estaban en contra profesionales y sociedad”.

Por último, la diputada del Grupo Mixto Carmen Martínez ha avalado que “el nuevo plan esté guiado por la atención comunitaria”, al desechar “el reagrupamiento de las unidades de salud mental, que tantos quebraderos dio a las familias de los pacientes”.

Comentarios