La diócesis de Barbastro-Monzón celebra el Día de la Iglesia Diocesana

Ángel Pérez, obispo de Barbastro-Monzón

Como cada año, el tercer domingo de noviembre se celebra en todas las diócesis españolas el Día de la Iglesia Diocesana a propuesta de la Conferencia Episcopal Española. Este año, lo hace con el lema: ‘Una Iglesia y miles de historias gracias a ti’.

Este día es para tomar conciencia de la pertenencia de todos los católicos a la comunidad diocesana, para colaborar con ella en la medida de las posibilidades de cada uno y para sostenerla con aportaciones económicas para que la Iglesia pueda seguir cumpliendo con su misión y labor en aspectos tan relevantes como la actividad asistencial caritativa, la educación o la labor evangelizadora.

Este año se cumple el vigésimo aniversario del traspaso a Barbastro-Monzón de las parroquias aragonesas que pertenecían a la diócesis de Lérida. El entonces obispo de Barbastro, Ambrosio Echebarría (1922-2010) hacía público un comunicado el 15 de junio de 1.995 que le había remitido el nuncio Mario Tagliaferri, en el que se le notificaba que las parroquias oscenses de la diócesis de Lérida pasaban a formar parte de la Iglesia aragonesa y de la nueva diócesis Barbastro-Monzón.

Todavía hubo que esperar al 17 de septiembre de 1995 para la constitución oficial de la nueva diócesis de Barbastro-Monzón. En septiembre tuvo lugar en la catedral de Monzón la ceremonia con la cual se constituía la actual diócesis de Barbastro-Monzón a partir de la anterior diócesis de Barbastro. Esto incluía los arciprestazgos de Ribagorza occidental, Ribagorza oriental y Cinca Medio, mientras que los de la Litera y el Bajo Cinca se traspasaron el 15 de junio de 1998. En ese mismo acto, la iglesia de Santa María del Romeral de Monzón pasó a ser concatedral. Al finalizar este proceso, el obispado pasó de 30. 000 fieles y 153 parroquias a tener 100. 000 y 264 parroquias. Los prelados de Lérida y Barbastro, Ramón Malla y Ambrosio Echebarría, firmaron el acta con el nuncio y el arzobispo metropolitano de Zaragoza, Elías Yanes.

El litigio de los bienes continúa abierto a pesar de que todas las sentencias eclesiásticas y civiles dicen que las obras de arte son propiedad de Barbastro-Monzón y que se encuentran en la diócesis de Lérida en depósito.

Comentarios