Podemos Baja Ribagorza y Cambiar Benasque piden soluciones para mantener la figura de los celadores ambientales

El círculo de Podemos Baja Ribagorza y Cambiar Benasque consideran lamentable y una pésima noticia que no se renueve el convenio entre G.A y Comarca de la Ribagorza para mantener el servicio de medio ambiente y, por tanto, el puesto de trabajo de los siete celadores ambientales. Por ello, solicitan al Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón que reconsidere su decisión y piden a éste y a la Comarca de la Ribagorza que hagan un esfuerzo para encontrar una solución para el mantenimiento de este importante servicio y de los puestos de trabajo que lo cubrían, solidarizándose con los trabajadores despedidos y sus familias.

El Círculo de Podemos y Cambiar Benasque consideran que tal decisión resulta lamentable y evidencia la falta de sensibilidad medioambiental y la actitud hipócrita en relación con el desarrollo rural de la actual Consejería de Desarrollo Rural y Sostenible.

Consideran que la labor que han venido realizando hasta hoy los siete celadores medioambientales que van a ser despedidos (apoyando a los Agentes de Protección de la Naturaleza en labores de seguimiento de especies y actividades relacionadas con la vigilancia de la caza y la pesca o la gestión forestal) ha sido calificada como óptima. Y que el trabajo desarrollado a lo largo de una década quedará ahora truncado justo cuando se habían acometido importantes inversiones en material y maquinaria.

Además, añaden que, en lugar de usar la excepcionalidad para suprimir el servicio, G.A debería poner a la Ribagorza como ejemplo, dado el óptimo desempeño de las labores acometidas y hacer extensivo el convenio a otras comarcas aragonesas. En nota de prensa, se refieren también a la pérdida de los siete puestos de trabajo, y que resulta, explican, especialmente sangrante que la consejería de Joaquín Olona considere que el servicio que realizaban los celadores medioambientales puede ser asumido por la plantilla de la empresa pública SARGA cuyos trabajadores han denunciado públicamente a través de sus delegados sindicales el maltrato laboral que vienen sufriendo por parte tanto de la empresa como de la DGA, reclamando, además, un plan de igualdad de género que acabe con la discriminación existente.

Resulta también sangrante, añaden, que la DGA pretenda "ahorrar" 150.000 € (ignorando totalmente los costes personales, sociales y medioambientales de su decisión) cuando, como se indicaba con anterioridad, directivos de una empresa pública como SARGA cobran sueldos que solo podemos calificar como obscenos sin que, por otra parte, se sepa con certeza cuál es la labor real de dichos directivos.

Comentarios