La Plataforma contra la Incineradora de biomasa de Monzón agotará todos los recursos políticos y judiciales

Alrededor de 50 personas participaban en la reunión de la Plataforma contra la incineradora de biomasa de Monzón. En este encuentro se dejaba perfilado un manifiesto y se iniciaba la recogida de firmas escritas (las digitales superan las 3700) a la vez que se repartían materiales para la difusión de la campaña.

Entre otras actividades se aprobaba la realización de una charla general dirigida a toda la ciudadanía donde se explique en profundidad las graves afecciones de este proyecto, la instalación de mesas informativas y de recogidas de firmas, la realización de cartelería y banderas para manifestar el desacuerdo con el proyecto y la necesidad de programar una fecha para la realización de una concentración en contra de la Incineradora.

Al final de la reunión se concluía que es necesario adoptar todas las medidas judiciales, de movilización social y de  petición de apoyo a todos los grupos políticos municipales y en las Cortes Aragonesas para paralizar un proyecto, que muchos de los participantes  calificaban como  nefasto para el futuro de Monzón, pues no sólo afecta a la salud de sus ciudadanos, sino que pone en peligro la industria existente, al suponer  un riesgo más que evidente  de  superación de los límites de contaminantes que obligaría a adoptar medidas a  las industrias consolidadas, con el riesgo de producir ajustes no deseados, a la vez que desincentiva la llegada de empresas limpias, que huyen de emplazamientos contaminados suponiendo  además  un impacto territorial a la agricultura que no se ha estudiado, pues los cambios de cultivos tradicionales a choperas para biomasa , constituirían más del 10% de las superficies agrícolas de la zona regable del Canal de Aragón y Cataluña, afectando  negativamente a secadoras de alfalfa y maíz, cosechadoras y maquinaria agrícola, agroindustria que supone un nicho importante de empleo en la zona.

Por estos motivos, la Plataforma contra la Incineradora de Monzón, está firmemente decidida a  agotar todos los recursos legales y  políticos  y hace un  llamamiento a la ciudadanía para frenar la instalación de un proyecto que supone una gravísima afección para  Monzón y poblaciones cercanas.

Comentarios