Los trabajadores aragoneses, con contrato indefinido, en comercio, hostelería y administraciones públicas

Casi 7 de cada 10 empleos en Aragón se agrupan en Comercio y Hostelería, Administraciones Públicas y Manufacturas. En el último año, los mayores incrementos en el número de ocupados aragoneses se han apreciado en Agricultura y ganadería (con 7.500 puestos de trabajo, un 27,1% más), actividades inmobiliarias (500 empleos, un 20,8% más), y Manufacturas (con 16.700 puestos, +18,6%). Según el portal de empleo Adecco, la diferente evolución en el empleo durante la crisis ha significado un cambio en la composición de la ocupación aragonesa por ramas de actividad. Construcción y finanzas y seguros han perdido una participación, que ha sido tomada principalmente por Administraciones Públicas y servicios sociales, y agricultura, ganadería y pesca. La práctica totalidad de los puestos de trabajo creados en los últimos doce meses en Aragón corresponden a asalariados, y todos ellos en el sector privado. Además se han reducido los contratos temporales. Todo el empleo creado es indefinido.

Si se clasifica el empleo en 11 ramas de actividad (Agricultura, agua y energía, manufacturas, construcción y siete ramas de servicios), se ve que tres de ellas concentran el 68,1% del empleo aragonés: comercio y hostelería (con el 26,1% del empleo total), administraciones públicas y servicios sociales (22,6%) y Manufacturas (19,3%). Es la quinta comunidad con mayor concentración del empleo en las tres principales ramas. De la comparación con las demás autonomías, se observa que Aragón es la cuarta con mayor peso de las manufacturas en el empleo. Al mismo tiempo, la autonomía aragonesa es la cuarta por la cola en Agua y Energía.

En Aragón, de las 11 ramas de actividad, 7 han aumentado las contrataciones, mientras que las 4 restantes han despedido personal. Los mayores incrementos internanuales en el número de ocupados se han apreciado en Agricultura, ganadería y pesca, actividades inmobiliarias y manufacturas.

Comparando el número de ocupados de este último trimestre en cada rama de actividad, con el del mismo de 2008 (año en que empezó la crisis), se advierte que en Aragón sólo tres ramas muestran un incremento en el empleo: actividades inmobiliarias (+53%), agricultura, ganadería y pesca (+21,8%) y Administraciones públicas y servicios sociales (+4,8%). Es un dato mejor que la media nacional, donde apenas dos ramas tienen en la actualidad un mayor número de ocupados que en 2008, Administraciones públicas y servicios sociales, y agua y energía. Las ramas que sufren la mayor contracción de la ocupación en los últimos siete años en Aragón son la construcción (-50,3%), Finanzas y seguros (-43,1%), y Agua y energía (-34,7%). En el conjunto nacional, las mismas son Construcción, Manufacturas y Finanzas y seguros. La diferente evolución en el empleo ha significado un cambio en la composición de la ocupación aragonesa por ramas de actividad.

Si se separan los empleos en dos grandes categorías, asalariados y no asalariados, se observa que la práctica totalidad de los puestos de trabajo creados en los últimos doce meses en Aragón corresponden a la primera. En efecto, el número de asalariados ha tenido en el tercer trimestre un incremento interanual de 18.600 (+4,3%), mientras que el de no asalariados apenas ha crecido en 400 personas (+0,4%). Es una evolución parecida a la del modelo nacional, donde también ha crecido el empleo en ambas categorías.

Pero hay diferencias. Por ejemplo, entre los no asalariados aragoneses se ha reducido tanto el número de empleadores (600 personas, -2%), como el de autónomos (1.100 puestos, -1,7%).Amabas reducciones han sido compensadas por el alza en 2.100 personas del grupo Otros (donde se incluyen principalmente miembros de cooperativas y personas que ayudan en el negocio familiar sin remuneración: +191%).

Algo similar ocurre en el conjunto de España, con la diferencia de que el aumento en el colectivo de autónomos (+2,1%) ha sido el que ha contrarrestado la pérdida de empleo de las otras dos categorías (-2,2% los empleadores y -10% en otras situaciones).

Entre los asalariados aragoneses, todos los nuevos puestos de trabajo se han originado en el sector privado, que ha aumentado la contratación en 23.200 personas (+6,9% interanual). En el sector público el número de asalariados se ha contraído en 4.600 personas (-4,5%). El incremento entre los asalariados del sector privado supera con comodidad la subida media de toda España (+4,1%); mientras que el retroceso del empleo público aragonés contrasta con el aumento medio del 2,1% nacional.

Aragón es una de las seis comunidades que exhiben un aumento simultáneo en el número de asalariados y no asalariados. Las otras son Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y Murcia.

La autonomía aragonesa es la quinta región donde más ha crecido el empleo asalariado (+4,3%). Los mayores incrementos corresponden a Canarias, Andalucía y la Comunidad Valenciana. El desempeño relativo ha sido aún mejor si nos centramos sólo en el empleo asalariado privado, pues en este caso Aragón ha tenido el tercer mayor incremento (+6,9%).

En cuanto al empleo público, Aragón es una de las cuatro comunidades que ha presentado un descenso (-4,5%) junto con Navarra (-8,1%), La Rioja (-4,6%) y Murcia (-4,5% también). Desde el punto de vista de la situación profesional, los 551.100 ocupados aragoneses se corresponden con 454.600 asalariados y 96.500 no asalariados. A su vez, los trabajadores por cuenta ajena se dividen en 357.200 asalariados en el sector privado y 67.400 en el sector público.

Por su parte, los no asalariados pueden desagregarse en 29.900 autónomos, 63.400 empleadores y 3.200 personas en otras situaciones. El peso del empleo asalariado dentro de la ocupación total es ahora del 82,5%, algo más bajo que el 82,8% de la media nacional. Un 17,7% de las personas que trabaja en Aragón lo hace en el sector público, frente a la media nacional, del 16,5%. La participación del empleo asalariado privado es del 64,8% en Aragón, que resulta menor a la media española, del 66,3%.

El segmento de no asalariados supone un 17,5% del empleo total aragonés, ligeramente por encima de la media nacional (17,2%) y seis décimas más que en 2008. Sin embargo, desde entonces los autónomos han incrementado su peso en el empleo total en 2,1 puntos porcentuales, hasta el 11,5%. Opuesto es el caso de los empleadores, que ahora dan cuenta de un 5,4% del empleo total en Aragón y de las personas con otras situaciones (han reducido su participación en 2 décimas, hasta el 0,8%).

Otro ángulo desde el que se puede analizar la evolución del empleo asalariado es según sea la

duración de su contrato: indefinida o temporal. Desde esta perspectiva, Aragón presenta unos resultados singulares: es la única autonomía en la que los contratos temporales se han reducido en los últimos doce meses (-8,6%; 9.800 empleos), lo que contrasta con el incremento de un 10,1% registrado a nivel nacional. Por lo tanto, todo el incremento de la contratación de asalariados se explica por el aumento de personal indefinido. Así, la contratación de 18.600 asalariados se desagrega en la incorporación de 28.400 personas con un contrato indefinido (+8,8%) y el descenso de 9.800 personas con uno temporal (-8,6%). Así, Aragón es la comunidad autónoma donde más ha crecido el número de asalariados fijos.

.

Los 454.600 asalariados que hay en Aragón en la actualidad se pueden descomponer en 349.900 asalariados con contratos indefinidos y 104.700 con contratación temporal. Es decir que, un 23% de los asalariados aragoneses es temporal (tasa de temporalidad), una proporción que resulta 3,3 puntos porcentuales menor que hace un año y que es la tercera más baja de todas las autonomías detrás de las de Madrid y Cataluña.

Comentarios