El árbitro deja helado al Huesca contra el Oviedo (0-1)

huesca sd real oviedo

De la Fuente Ramos. Ese fue el triste protagonista del Huesca – Oviedo, que terminó 0-1 para los asturianos. Y no jugaba con la elástica azulgrana, ni con la amarilla que lucía el conjunto ovetense este sábado por la tarde. Fue el colegiado que en el minuto 64 expulsaba a Iñigo López, por supuesta agresión, en un rifirafe con Esteban, el portero visitante, en una jugada donde no hubo semejante afrenta para tan excesivo castigo. En el 88 rizaba el rizo señalando un inexistente penalti, por supuesta falta de Carlos David, que Susaeta marcaba, para dejar helado a un Huesca, que no mereció semejante castigo, donde el frío estuvo presente con rachas de viento, aunque fue finalmente el colegiado vallisoletano el que dejó helado a equipo y afición, que despidió con una gran bronca al trencilla.

El partido estuvo marcado por el fuerte viento desde el principio, que hacía que la sensación térmica en el campo fuese muy baja. Los oscenses empezaron con el viento a favor, y una alineación marcada por las novedades ante las bajas, como el regreso de Aythami, o la titularidad de José Gaspar. En el 11 Linares remataba fuera al borde del área pequeña, demostrando que el ex jugador del Huesca es uno de los delanteros potentes de la categoría. Pero los de Tevenet tenían el control del choque. La ocasión más clara fue un remate a bocajarro del Oviedo que Whalley despejaba en la línea de gol.

A partir de entonces se alternaban las llegadas, siendo Luis Fernández el jugador más activo en ataque. José Gaspar lanzaba una falta que despejaba con apuros Esteban. Pero a pesar de los intentos de ambos equipos, al Huesca le falló la puntería y los chuts se iban desviados, el marcador se iría 0-0 al descanso.

En el 48 de partido Bambock perdía el balón en el área, y obligaba al cancerbero oscense a volver a lucirse. Machis cogió tono en esta segunda mitad, y se convirtió en el hombre más peligroso por su banda. En el 64 llegaba el primer despropósito. Córner directo de José Gaspar, que Esteban despeja nuevamente a saque de esquina. Iñigo López y el veterano guardameta quedan en el suelo. Al zafarse el zaguero azulgrana del cancerbero ovetense, éste se duele del abdomen como si hubiese recibido una patada. El colegiado expulsa al defensa, y deja al Huesca con diez. En la repetición se aprecia que no hubo agresión de ningún tipo.

Con el público ya encima del árbitro, y el equipo todavía con el mazazo encima, Luis Fernández dejó su sitio a Jesús Valentín, que debutaba con los oscenses. Los de Tevenet a pesar de estar con uno menos siguieron siendo un equipo serio en el campo. Cuando el empate parecía lo más justo, de nuevo el árbitro tomó una decisión decisiva. Señaló una falta dentro del área de Carlos David, que Susaeta no perdonó. Para más inri era la quinta amarilla para Carlos David, por lo que Tevenet pierde a sus dos centrales titulares. De ahí al final tarjetas amarillas que acumulan los oscenses, y un partido para olvidar. El siguiente partido clave ante un rival directo, en Palamós, contra el Llagostera, el sábado a las 18 horas.

Comentarios