El 53,9% de los aragoneses prefiere un menor salario a cambio de una mayor felicidad laboral

Las políticas de recursos humanos de las grandes compañías pasan, en los últimos años, por medir la satisfacción de sus trabajadores, saber si éstos se sienten realizados con su trabajo, si tienen orgullo de pertenencia hacia su compañía, si la propia empresa se encuentra entre los mejores sitios para trabajar, en definitiva si son felices en su trabajo. El 98,2% de los encuestados por Adecco en Aragón cree que la felicidad laboral influye en el rendimiento de los trabajadores aragoneses para ser felices. Tres de cada cuatro trabajadores aragoneses se declaran felices en su profesión, un 5,5% más que hace un año. Una prueba más de lo importante que es tener estabilidad en el trabajo para ser feliz es que 3 de cada 4 trabajadores aragoneses (76,9%) no cambiaría ahora mismo de puesto y/o funciones, pues no creen que ese cambio pueda aportarles mayor felicidad.

Del estudio realizado por la empresa Adecco, la V Encuesta Adecco “La felicidad en el trabajo”, se desprende que el 53,9% de los aragoneses prefiere un menor salario, a cambio de una mayor felicidad laboral. El dato se sitúa por debajo de la media nacional, que está en un 62,7%, y es un 9,4% menos de lo que respondieron un año atrás, cuando el 63,3% estaba dispuesto a sacrificar sueldo por felicidad laboral.

Tener estabilidad laboral, poder desarrollar las habilidades personales y profesionales, y un buen ambiente de trabajo son las principales claves que los trabajadores aragoneses dan para ser felices en su puesto de trabajo. Además, un 30,9% de los encuestados cree que tener su propio negocio sí reporta mayor felicidad, porque se tiene más libertad para organizar el tiempo y además dedicarse a lo que a uno le gusta. Sin embargo, 4 de cada 10 de los trabajadores aragoneses opinan que no se obtiene mayor felicidad puesto que el emprendimiento acarrea demasiadas obligaciones y responsabilidades.

En Aragón sigue existiendo un 23,3% de encuestados que afirma que no es feliz con su empleo. Hasta hace unos años se tenía la creencia de que el salario era uno de los factores más influyentes para alcanzar la felicidad laboral. Y aunque todos los trabajadores valoran recibir un justo pago por su trabajo, en Aragón un 53,9% de ellos estaría dispuesto a percibir un menor salario, a cambio de una mayor felicidad laboral.

Son los hombres y los encuestados con estudios superiores o universitarios, quienes en mayor medida que las mujeres afirman estar dispuestos a ese “sacrificio salarial”. Una respuesta que puede ir ligada a la percepción de que son ellos quienes perciben mayores retribuciones y a la vez, son también quienes menos disfrutan de las políticas de conciliación (bajas de paternidad, reducción de jornada…). En esta línea, para el 85,4% de los trabajadores encuestados por Adecco, un mayor cargo directivo y salario que conlleva, no son sinónimos de mayor felicidad laboral, si no están respaldados por otros factores mejor valorados.

¿Cuáles son las claves para que los trabajadores se sientan felices en su puesto de trabajo? ¿Han cambiado con los años, especialmente en estos últimos de peor situación económica? Para averiguarlo, desde Adecco se ha pedido a los encuestados que valorasen del 1 al 10 diferentes aspectos laborales en función de la importancia que les otorgan en cuanto a la felicidad que les reporta. En primer lugar, tener estabilidad en el trabajo y poder desarrollar las habilidades personales son los dos aspectos mejor valorados por los trabajadores aragoneses, con 8,47 y 8,31 puntos, respectivamente. A continuación, un buen ambiente laboral es lo tercero mejor considerado, con una valoración de 8,2 tantos. La realización personal (7,91 puntos), disfrutar de un horario que permita conciliar vida personal y profesional (7,82) y el salario (7,55 puntos) son los otros aspectos que superan el 7,5 en su valoración. Tras ellos, aparecen otros factores (también valorados con notable: entre 7 y 7,49 puntos) como son la adecuación de la formación del trabajador a las funciones que realiza, el reconocimiento de colegas y superiores, el jefe que se tenga, la cercanía del hogar al lugar de trabajo o los beneficios sociales que la empresa concede al trabajador.

Por sexos, los hombres valoran en mayor medida que las mujeres el disfrutar de un buen ambiente de trabajo mientras que ellas le otorgan más importancia para ser felices, a la estabilidad laboral. Igualmente, las personas con estudios superiores, en mayor medida, creen que es necesario disfrutar y realizarse personalmente para ser felices en el trabajo, mientras que los que tienen estudios básicos le dan más importancia a tener un buen ambiente laboral.

Por último, si analizamos los datos por grupos de edad vemos que mientras que los encuestados más jóvenes, en mayor proporción, piensan que es necesario disfrutar y realizarse personalmente para ser felices en el trabajo, los de mayor edad le dan más importancia a la estabilidad.

Según Margarita Álvarez Pérez de Zabalza, directora de marketing y comunicación de Adecco e investigadora sobre felicidad laboral, “unos trabajadores felices son más innovadores, más productivos y están más comprometidos con su empresa, además de trabajar mejor en equipo y adaptarse más rápido a las circunstancias”.

Para completar la V Encuesta Adecco La felicidad en el trabajo se les ha consultado a los trabajadores aragoneses sobre el índice de felicidad que creen que existe entre los trabajadores de otros países y el suyo propio en España. Sobre la opción de trabajar fuera de nuestro país, sólo el 7,8% de los aragoneses piensa que esto le reportaría mayor felicidad, sin embargo, el 92,3% de los encuestados considera que es más feliz trabajando en España, por encima de cualquier otro país del mundo. De los aragoneses que preferirían irse a trabajar fuera porque creen que serían más felices, el 3,6% elegiría como destino el Reino Unido (el resto de compatriotas se decanta por los Países Nórdicos), el 2,2% trabajaría en Alemania (en el conjunto de España el segundo destino es Estados Unidos) y otro 1,2% se marcharía a Francia y a Estados Unidos, respectivamente (a nivel nacional éste es el lugar ocupado por el Reino Unido). Incluso el 0,8% piensa que sería más feliz en cualquier otro destino.

Comentarios