El alcalde de Monzón pide tranquilidad con respecto al proyecto de la planta de biomasa

Álvaro Burrell, alcalde de Monzón, y el concejal de Medio Ambiente, Miguel Aso, comparecían en rueda de prensa para explicar la situación en la que se encuentra el proyecto de implantación de la planta de biomasa y las acciones que han realizado durante el proceso.

Burrell señalaba que salían a hacer estas declaraciones ante la situación de alarma social que se está generando sobre el proyecto y considera que ha faltado comunicación e información y , por supuesto, estarán vigilantes para que , en caso de haberla, la afección a los ciudadanos sea la menor posible.

El alcalde recordaba que el proyecto se iniciaba en el anterior mandato y que en la actualidad el INAGA ha dado el visto bueno a la Licencia de Autorización Ambiental Integrada para la ubicación de una planta de biomasa de 50MW.

La siguiente cuestión será si en la subasta de la próxima semana de energía la empresa promotora SOLMASOL consigue la dotación necesaria para poner en marcha el proyecto si no es así, quedará, a priori, descartado.

Burrell explicaba que lo único que hubiera podido negociar el ayuntamiento es la ubicación, pero una vez dada la declaración de interés general ha sido el INAGA, quien se ha encargado de la tramitación y el que tiene las competencias para autorizarla o no. El alcalde incidía en que el ayuntamiento no tiene los recursos económicos para ir contra esta decisión.

El alcalde apuntaba que la chimenea aún se podrá alejar cien metros más del casco urbano ya que la parcela lo permite y anunciaba que iban a estar vigilantes con el índice de partículas en el aire, ya que se puede medir en tiempo real.

En caso de aprobarse, se promoverán mesas e información desde la empresa al INAGA, incluyendo a Ecologistas, pero Burrell cree en las instituciones como garantes de la salud de los ciudadanos.

Por su parte, Miguel Aso concejal de Medio Ambiente, explicaba lo que se había hecho desde su departamento en este proyecto, apuntando que han presentado varias observaciones en el INAGA.

Una de ellas la proximidad al casco urbano, las posibles alergias por los 7.000 u 8.000 kilos de madera que se va usar de eucalíptos, chopo o cañas, el tráfico que se generaría para transportar esta cantidad de materia prima que sale de un área de 60km a la redonda y teniendo en cuenta que se establece que el período de corte es 5 meses , hablan de hidrocarburos y de los dos depósitos de gas que se usarán en la instalación.

El alcalde señalaba que mañana recibirá a Ecologistas en acción para conocer el proyecto, que ya se reunía con la empresa y con respecto a la pancarta retirada en contra de la biomasa, es cuestión de orden, cuando pidan el permiso se les concederá.

Comentarios