Ascaso desembarca en Madrid y vende ya en Abu Dhabi

Pastelería Ascaso Madrid

Desde este martes, Pastelería Ascaso cuenta con un punto de venta en el céntrico barrio de Chamberí, en Madrid. Casi 200 metros cuadrados de tienda atendida por seis empleados. Todo el producto que se consuma provendrá directamente de Huesca. Por otro lado, es inminente el inicio de las obra del nuevo obrador de la firma en Plhus, en el que hay prevista una inversión de 1,7 millones de euros. Asacaso se prepara así para afrontar una nueva etapa de expansión e internacionalización, lo que le ha llevado a exportar a países como Inglaterra o Abu Dhabi, explica Vicente Ascaso.

Pastelería Ascaso, que este año celebra su 125 aniversario, inauguraba su primer establecimiento en Madrid. El local, de casi 200 metros cuadrados, está ubicado en el céntrico barrio de Chamberí, en la C/ Zurbano, 25 (esquina con C/ Caracas). La inversión para su acondicionamiento ha sido de aproximadamente 300.000 euros y ha creado seis puestos de trabajo.

Todo el producto que se consuma en Ascaso Madrid será aragonés, aunque el establecimiento cuenta con un obrador para realizar acabados y hornear la bollería y el hojaldre elaborados de manera artesanal en Huesca.

La tienda nace como un espacio de trabajo moderno y con una cuidada estética industrial.

Así mismo, ante de final de años se iniciará la construcción del nuevo obrador de la firma, en Plhus, con una inversión de 1,7 millones de euros.

Se trata de in edificio de dos plantas, cada una de 840 metros cuadrados, dotadas con la más alta tecnología del sector para seguir elaborando productos

artesanos.

En la primera planta se ubicará el obrador de pastelería, compartimentado para que cada tipo de producto cuente con su propia sala y el proceso productivo pueda regirse por la denominada “marcha hacia adelante”, que perfecciona los estándares de calidad higiénica. Además, dispondrá de un laboratorio.

En la segunda planta se creará una sala polivalente, con el objetivo de destinarla a cursos, demostraciones y catas.

Comentarios