En defensa del cuartel

José María Becana Sanahuja

Candidato al Senado por el PSOE

Vocal en la Comisión de Defensa del Senado durante la X Legislatura

El Plan de Transformación de las Fuerzas Armadas emana de la Directiva de Defensa Nacional 2012 y tiene como objetivo principal modernizar nuestros ejércitos para adaptarlos a las amenazas del siglo XXI y dotarlos de las capacidades polivalentes necesarias para superarlas con éxito.

En el marco de esta reorganización el Gobierno de España ha decidido trasladar el Grupo de Transporte del Acuartelamiento “Sancho Ramírez” en Huesca al Acuartelamiento “Capitán Mayoral” de Zaragoza.

Esto implica para la ciudad de Huesca la desaparición de la última instalación militar y la marcha de 250 familias, una pérdida de puestos de trabajo y de población muy significativa para el tamaño de la ciudad, con graves repercusiones en la economía local y en la demografía.

No hay previsto reemplazo por otras unidades del ejército –miente quien lo insinúa-, porque el Gobierno es muy contundente en su respuestas parlamentarias “La disolución de la Unidad de Servicios del Acuartelamiento “Sancho Ramírez” será efectiva al finalizar 2016” (Respuesta al senador José María Becana 29/04/2015), y “Al perder su interés militar, las propiedades serán desafectadas del fin público por el Ministro de Defensa, declaradas alienables y puestas a disposición del INVIED para su enajenación” (Respuesta al Diputado Víctor Morlán 20/05/2015). De hecho ya se han cursado las órdenes precisas para preparar el desmantelamiento seguro de las instalaciones del cuartel.

¿El desmantelamiento del cuartel en Huesca es imprescindible para la creación de una Brigada Orgánica Polivalente con mando en Aragón? Imprescindible no lo es, precisamente porque se trata de una Unidad de Transporte que puede ser proyectada a cualquier misión en territorio nacional o extranjero sin que su ubicación determine la operatividad de la Unidad. Es más, existen otros elementos que favorecerían el criterio de permanencia en Huesca, como son la proximidad a la frontera (antes del atentado en París, pocos pensaban que las fronteras nacionales dentro de la Unión Europea recuperarían protagonismo) o la proximidad a un aeropuerto que puede constituirse alternativo al aeropuerto de Zaragoza en determinadas circunstancias.

Más allá de los criterios específicamente militares, el impacto sobre una provincia con una densidad de población de 14,39 hab./km² que supone la migración de 250 empleos con sus respectivas familias es considerable. La “Ponencia de estudio para la adopción de medidas en relación con la despoblación rural en España” aprobada por unanimidad este mismo año en el Senado, propone que la lucha contra la despoblación en el mundo rural se asuma desde la transversalidad en las políticas y en las administraciones. En clave de despoblación, el cierre de un cuartel de la Guardia Civil en un municipio es equiparable al cierre del cuartel en la capital de la provincial. La lucha contra la despoblación debe estar presente en la toma de decisiones de todas las administraciones, incluido el Gobierno de España.

Sólo una reacción decidida de los oscenses puede frenar, a día de hoy, el cierre del cuartel. Una reacción de las instituciones –que en tiempos pasados han estado demasiado dormidas o sumisas- y sobre todo una reacción de la población. En este sentido, somos los oscenses, de la capital y de la provincia, convocados a unas elecciones generales el próximo 20 de diciembre, quienes debemos exigir a los partidos y a los candidatos un compromiso firme y rotundo para que los 250 puestos de trabajo existentes en el cuartel “Sancho Ramírez” continúen en Huesca.

Sólo una decisión firme del Gobierno que surja de las próximas elecciones generales puede frenar el cierre del cuartel. Las candidatas y los candidatos socialistas reunidos con D. Luis Felipe, alcalde de la ciudad, manifestamos públicamente nuestro compromiso con la continuidad del cuartel y así se lo trasladamos directamente a la Plataforma. Ahora es el momento de escuchar a todos los demás partidos y de decidir en consecuencia, sabiendo que probablemente ésta es la última oportunidad al alcance de los ciudadanos para luchar contra la despoblación en nuestra provincia.

Va de últimas.

Comentarios