La crisis provocó la salida de más extranjeros residentes en Aragón que de españoles: sólo el 8% era aragonés

El número de aragoneses que emigró (ya fuese a otro país o a otra autonomía) se ha mantenido relativamente constante a lo largo de la crisis, entre 7.000 y 8.000 personas por año. Precisamente 2009, el año con mayor pérdida de puestos de trabajo (-35.200 empleos en Aragón) hubo un menor número de emigrantes que en 2010, 2011 o 2014. Lo que sí aumentó durante la crisis fue el número de extranjeros que decidieron emigrar. En 2008 sumaron 9.300 personas, cantidad que llegó a 12.100 en 2009 y se mantuvo en altos niveles hasta 2013, cuando salieron de Aragón 11.600 extranjeros.

Es decir que, en el caso de los extranjeros que viven en Aragón, la recesión sí ha sido un factor clave en su decisión de emigrar o permanecer. Nueve de cada diez personas que emigraron desde Aragón al exterior eran extranjeros, proporción que se mantuvo estable a lo largo de la crisis. En los últimos siete años se fueron de la región un total de 4.100 españoles, frente a 51.400 extranjeros.

En cambio, la emigración desde Aragón hacia otras autonomías tiene características diferentes a la emigración al exterior. Ésta está protagonizada por los españoles. De las 73.700 personas que salieron de la autonomía aragonesa a otra comunidad durante la crisis, 49.500 eran españoles y 24.200 extranjeros. En otros términos, 2 de cada 3 emigrantes internos en Aragón eran españoles. En lo que se refiere a la inmigración, durante la crisis, Aragón recibió una cantidad menor de personas desde el extranjero (56.400) que desde otras autonomías (70.100).

Si nos centramos en los inmigrantes procedentes de otros países, el porcentaje de extranjeros ha sido el 95% en cada uno de los últimos siete años. El resto eran aragoneses que retornaron a la región. Consecuencia de todos estos flujos, Aragón tuvo un saldo migratorio positivo en 2008 y negativo a partir de entonces. Así, en los últimos siete años, esta autonomía tuvo un ingreso neto de 2.600 personas en edad de trabajar desde el exterior y otras comunidades.

De los extranjeros que llegaron a Aragón durante la crisis, un 39% llegó de países de la UE y un 29% procedía de algún país africano. Sobre los flujos migratorios entre autonomías, en el caso particular aragonés, fueron significativos los ingresos de personas desde Cataluña (19.800 personas), la Comunidad Valenciana (11.100), Madrid (7.600) y Andalucía (7.300). En cuanto a las salidas desde Aragón, merecen mencionarse las 20.100 personas que emigraron a Cataluña, las 11.400 que lo hicieron a la Comunidad Valenciana y las 10.200 que marcharon hacia Madrid.

Comentarios