Para los directivos aragoneses, el futuro pasa por la digitalización del mundo empresarial, sanitario y educativo

La VI Convención de Directivos ADEA, organizada por la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón y en la que están inscritas un total de 1.200 personas, se celebraba este jueves en Zaragoza, con el lema “Los directivos ante los nuevos retos”, con el fin de analizar los nuevos desafíos a los que se tienen que enfrentar los responsables empresariales. En la apertura institucional, la consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, indicaba que desde la Administración se enfrentan a “retos” como la salida de la crisis o las reducciones del desempleo y la desigualdad. Sin embargo apuntaba que desde su Departamento también tienen como prioridades la formación y cualificación del capital humano, la apuesta por sectores estratégicos y contribuir a alcanzar un nuevo modelo productivo que resida en un crecimiento sostenible.

Asimismo, el presidente de ADEA, Salvador Arenere, aseguraba que la revolución digital es tangencial y afecta a todos los sectores, y puntualizaba que a pesar de que se han ganado puntos en la competitividad de España, no se pueden relajar.

Para ello, Arenere proponía incorporar los avances tecnológicos y seguir una actitud de innovación permanente para competir en mercados globales, sacar nuevos productos y tener la capacidad de anticiparse a los rivales. A su vez también señalaba que la aplicación de nuevas herramientas les permite reducir costes sin recurrir al ajuste de salarios o personal.

La conferencia de apertura, a cargo del presidente de Telefónica, César Alierta, se centraba en defender la importancia de inversiones estratégicas, como puede ser el caso de redes de datos ultrarrápidas, para alcanzar el desarrollo tecnológico que están viviendo otras zonas del planeta como Estados Unidos. En este sentido especificaba que ámbitos como el Big Data no solo van a dar modelos predictivos claros, sino que son una fuente de innovación, y especificaba que será especialmente importante en ámbitos como la educación, la sanidad o el mundo empresarial en general.

Alierta también quería poner en valor los puntos fuertes de Aragón y de España y aseguraba que hay un talento espectacular. De forma más concreta, vaticinaba que con una inversión europea conjunta de 6.000 millones, se superaría a este enclave de innovación estadounidense.

Comentarios