CEHIMO mira hacia el casco histórico de Monzón para despertar la unidad sobre su reactivación

El Centro de Estudios de Monzón (CEHIMO) organizaba , este sábado, la jornada “Rehabilitación y reactivación de cascos históricos”, en la que distintos ponentes explicaban cómo se ha actuado en distintas ciudades donde ha habido éxitos y también algún fracaso, tras muchos años trabajando en el mismo.

Como explicaba Alegría Colón, coordinadora de la jornada, en Monzón hay actuaciones y planes, pero no existe esa unidad necesaria para acometer su reactivación y rehabilitación, por ello estas jornadas pretendían despertar este sentimiento de mirar hacia el casco histórico de la ciudad y promover alguna solución.

Las ponencias corrían a cargo de Pablo de la Cal Nicolás sobre Cascos históricos, construcción de intensidad colectiva, y Enrique Maya Miranda sobre Pamplona. La apuesta por su centro histórico. Para concluir la mañana había una visita guiada por María Ángeles Mur por el casco de Monzón.

Por la tarde intervenían Isabel Salamaña I Serra con 30 años de Plan especial de Recuperación del ‘Narri Vell de Girona’ (1983-2015): el peligro de morir de éxito, y Roberto Ercilla Abaitua Rehabilitación del Casco histórico Vitoria-Gasteiz. La jornada terminaba con el turno de preguntas y mesa redonda.

Los cascos históricos son depositarios de una parte muy importante de la memoria urbana de nuestra sociedad y por ello deberíamos considerarlos realidades vivas y fundamentales de nuestros sistemas urbanos. Las interferencias e incluso contradicciones entre su planeamiento y gestión, los peligros de su deterioro físico-funcional y las diferentes maneras de intervención sobre los edificios y espacios públicos que los configuran, generan un continuo debate en busca de una adecuada revitalización funcional y una mejora de la calidad de vida de sus residentes. Compatibilizar la conservación y dinamización de los cascos históricos respetando los valores arquitectónicos, urbanísticos y culturales del pasado, debería formar parte de un objetivo común para alcanzar nuevos equilibrios que sean capaces de evitar su progresivo abandono.

Debemos entender, que el potencial irrepetible de conocimientos culturales e incluso técnicos que se resumen en un casco histórico, no puede ser simplificado de manera aleatoria y por lo tanto requiere de minuciosas labores de estudio y análisis. Es necesario fortalecer los fundamentos teóricos de las actuaciones futuras y saber reinterpretarlos para dar respuestas válidas a las necesidades reales de cada momento que impulsen la vida de nuestros cascos históricos. Es una labor que requiere tiempo y por supuesto recursos, tanto humanos como económicos.

La construcción de una ciudad para el encuentro, la recuperación urbana de la ciudad heredada, la rehabilitación crítica y fundamentada de la ciudad histórica son algunos de los objetivos que deberían aparecer tanto en el estudio, como en la redacción y gestión de los instrumentos de planeamiento elaborados para este fin. Actualmente la discontinuidad existente en este proceso, la falta de comunicación entre equipos técnicos, tejido socioeconómico y la escasa atención a los problemas específicos, son algunos de los obstáculos que evitan una actuación eficaz.

Comentarios