ADELPA pide a la DGA paralizar el plazo de los ganaderos para regularizar explotaciones

ADELPA

La Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés exige una profunda reforma de las directrices sectoriales en las actividades e instalaciones del sector agroganadero para adaptarlas a los territorios de montaña. Al margen de esta necesaria revisión y según el acuerdo de los miembros de la Ejecutiva de ADELPA reunidos en la jornada de ayer, la entidad va a pedir al Gobierno de Aragón que proceda a la paralización inmediata del plazo para regularizar las explotaciones ganaderas fijado para el 31 de diciembre de este año. ADELPA ha situado esta cuestión entre sus prioridades, ya que la actual redacción del Decreto 94/2009 afecta de forma especial al Pirineo y podría suponer el cierre de tantas explotaciones, unas 500, como han desaparecido en diez años.

En las últimas semanas ADELPA se ha reunido con todos los implicados en el sector agrícola y ganadero del Pirineo aragonés, quienes se muestran muy preocupados, tal como explica Pablo Castán, presidente de la entidad, porque les “resulta imposible cumplir con todo lo que marca el Gobierno de Aragón para la instalación de nuevas explotaciones agrarias y la regularización de las que hay si no se modifica esta normativa”, que consideran diseñada con un desconocimiento hacia las zonas de montaña caracterizadas por la escasez de suelo disponible. Pablo Castán reclama “que se legisle para dar solución a este problema” al verlo también como “una lacra en la incorporación de jóvenes al sector”. Como responsable de ADELPA, se refiere a “la incapacidad física a la hora de ceñirse a las distancias marcadas en este Decreto, debido a las limitaciones espaciales y territoriales” con la configuración actual que aplica igual tratamiento a cualquier zona de Aragón, independientemente de sus características.

En el acuerdo tomado por el Ejecutiva de ADELPA, también hay referencias a la elevada protección con que cuenta un importante porcentaje del territorio pirenaico, cuyo valor medioambiental único en todo el territorio de Aragón está reconocido pero las limitaciones que conlleva nunca han llevado aparejada una política agraria específica para la conservación de este territorio. De ahí también la petición que se va a trasladar al Gobierno de Aragón para que diseñe y defina una política agraria para el Pirineo en la que quede concretado el modelo agroganadero necesario en esta zona de montaña y qué medidas se van a adoptar para conseguirlo. A la hora de diseñar esta política, ADELPA cree imprescindible contar con los entes locales y el sector primario de este territorio, donde quedan en torno a 1.500 explotaciones después de que, entre 2000 y 2010, hayan desaparecido 512 explotaciones ganaderas en el Pirineo.

Zonas de montaña en el nuevo Programa de Desarrollo Rural

Para la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés, estos preceptos suponen, en primer lugar, la definición de las zonas de montaña en el nuevo Programa de Desarrollo Rural, de forma que según los criterios biofísicos que marca la normativa de la PAC queden acotadas las ayudas e indemnizaciones compensatorias que corresponden exclusivamente a las zonas de montaña, tal como también se acordó en la Asamblea General de ADELPA. Sin estas compensaciones, Pablo Castán afirma que “no se puede producir un relevo generacional” y la ganadería de montaña no puede competir con la producción en otras zonas porque, apunta, en el Pirineo los costes son mucho mayores y la producción es más reducida.

Adelpa manifiesta el profundo rechazo a la actual PAC y pide una nueva reforma de cara al año 2017, que contemple la exclusividad de las ayudas para los agricultores y ganaderos en activo y el destino de, al menos un 5%, para zonas con limitaciones naturales como las de montaña, en este caso del Pirineo aragonés.

Comentarios