El convenio de presidencia sigue adelgazando en Huesca y ya es un tercio del original

El convenio de presidencia del Gobierno de Aragón ha vuelto a sufrir un drástico recorte al pasar de 1,2 millones de euros en este 2015 a solo 600.000 euros en 2016. El equipo de gobierno justifica el recorte por la situación económica por la que atraviesa el ejecutivo autónomo, mientras que la oposición dice que es la consecuencia del poco peso específico que Luis Felipe tiene en el Pignatelli.

El convenio se implanta hace 20 años. Entonces se dotó con 300 millones de pesetas, que luego se transformaron en 1,8 millones de euros.

El concepto del convenio era favorecer a Huesa y Teruel respecto de la macrocefalia que constituye Zaragoza.

Con la llegada de la crisis, esa cantidad se redujo de manera importante, incluso desparece, hasta que en el presupuesto de 2015 se llega a 1,2 millones de euros.

Además, primero fue una partida sobre la que el Ayuntamiento decidía su distribución, luego pasó a tener un carácter finalista, de tal manera, que el consistorio tenía que negociar el destino de la misma con la DGA.

El caso es que, en el próximo presupuesto, dicha partida sufre una reducción del 50%, pasando a ser de 600.000 euros, muy lejos de los 1,8 millones originales.

El equipo de gobierno explica el recorte sobre la base de la situación financiera de la DGA, institución con un agujero financiero de 1.000 millones de euros, recuerda José María Romance, concejal de hacienda.

Pero desde el Partido Popular, su portavoz, Gerardo Oliván, dice que Huesca no se ha sabido imponer, y que Luis Felipe no tiene peso específico en el Pignatelli, de ahí que se haya reducido de manera tan considerable una partida de la que dependen buena parte de las inversiones anuales de la ciudad.

El caso es que el año que viene se reduce el convenio hasta los 600.000 euros, aunque en el caso de Teruel, la cantidad baja más, hasta los 300.000 euros.

Sin embargo, al Ayuntamiento se le dejará este año vía libre para que decida el destino de la cantidad asignada, siempre que se dedique a inversiones, recuerda José María Romance.

Comentarios