El cambio de gobierno, la amenaza del cierre del cuartel y la duplicidad de magisterio marcan 2015 en Huesca

Investidura Ayuntamiento Huesca

En el ámbito municipal, quizá la noticia más destacada del año sea el cambio de gobierno, tras las elecciones. Unos comicios que ganaba por número de concejales el Partido Popular, pero que dejaba una mayoría de izquierda, cuyas formaciones terminaban cerrando una acuerdo de gobernabilidad que permitía a Luis Felipe hacerse con la alcaldía.

Por otro lado, las elecciones municiaples dejaban sin representación a CHA y PAR y permitían acceder a grupos políticos de nuevo cuño como Aragón Sí Puede Huesca o Ciudadanos.

Y tras el cierre del acuerdo, no tardó en llegar la polémica respecto al futuro de figuras comos las Mairalesas o la fiesta taurina durante San Lorenzo.

Pero antes, el equipo de gobierno liderado por Ana Alós, daba por finalizado su plan de movilidad, reurbanizando parte del Coso Alto y Bajo, la Calle Moya y San Lorenzo y apostando por la peatonalización de buena parte del centro de la ciudad. Una transformación urbanística de gran calado, con detractores y defensores.

En el ámbito empresarial, la Plataforma Logístico Industrial Huesca-Sur generaba un par de buenas noticias. La primera de ellas, el traslado a esos terrenos de la empresa Gaypu con el consiguiente aumento de puestos de trabajo; la otra, la construcción del nuevo obrador de Ascaso en la mencionada plataforma, lo que augura una importante expansión de la firma por otros territorios.

Sin embargo, el Parque Tecnológico Walqa, no dejaba noticias tan positivas, ya que decía adiós System One, y otras firmas adelgazaban sus estructuras.

Tampoco ha sido 2015 un gran año para la universidad. La duplicidad de los estudios de Magisterio en la Universidad San Jorge supuso un duro varapalo a los intereses del campus de Huesca.

Y otra amenaza es la del cierre del acuartelamiento Sancho Ramírez. Una pregunta en el congreso destapaba los planes militares que pasan por el cierre del último cuartel que todavía permanece abierto en Huesca.

Por otra parte, el parón inmobiliario ha seguido en Huesca, aunque las perspectivas no son del todo malas. En la actualidad, solo dos bloques están en construcción, el de Salto de Roldán, en el Polígono 41, y el del Antiguo cine Avenida.

El año terminaba con un par de polémicas. La primera referida a la devolución de 700.000 euros del Plan Urban por un error administrativo, la otra es la sentencia de la justicia por la que cuatro policías locales de Huesca perdían su condición de funcionarios públicos.

Comentarios