El PAR quiere un pronunciamiento del Pleno de Monzón sobre el tren

La formación ha presentado una moción en el Ayuntamiento de Monzón, para su debate en el que hace un llamamiento firme “a los responsables políticos de todas las formaciones en el ámbito regional, y hoy en el pleno de Monzón, para que defiendan y denuncien con intensidad, sobre todo ahora quienes gobiernan, la supresión del convenio con RENFE que afecta directamente a la línea de pasajeros entre Zaragoza y Monzón, buscando la defensa del servicio e igualdad de oportunidades para el medio rural.”

El PAR de Monzón busca, con esta moción, frenar la decisión del Gobierno de Aragón por la que no será renovado el convenio entre la Comunidad y la empresa pública RENFE, para financiar determinados servicios de trenes regionales, entre ellos, uno de los que comunica Zaragoza con Monzón y la zona oriental del Alto Aragón, mediante la presentación en el pleno del Ayuntamiento de una moción que busque el apoyo de todos los grupos políticos de Monzón para instar al Gobierno de Aragón a que negocie con el Gobierno de España y eviten la supresión de los "trenes regionales que todavía dan vida a la Estación de Monzón Río Cinca y servicio a seis comarcas en la provincia de Huesca".

“Los presupuestos del Gobierno de Aragón no deparan buenas noticias para muchas cuestiones relacionadas con la recuperación económica y la imprescindible creación de empleo, como las comunicaciones y los transportes”, ha dicho Guerrero, “y en concreto, ponen en peligro los pocos trenes regionales de pasajeros que quedan aún en activo y que paran en la estación de Monzón, importantes para impulsar la actividad socioeconómica.”

El concejal y diputado del Partido Aragonés ha calificado de “incomprensible y perjudicial, la decisión del Gobierno de Lambán, más aún cuando en años anteriores representantes del PSOE, CHA e IU, con la complicidad de Podemos en Aragón, varios de los cuales ocupan ahora altos cargos, criticaban que el anterior Gobierno de Aragón no se comprometía con las líneas regionales. Su grado de coherencia es éste: derribar de manera unilateral un convenio que venía renovándose, con mayor o menor continuidad, desde hace más de veinte años para que las líneas deficitarias siguieran activas y a cambio, plantear como única alternativa una posición de fuerza, sin diálogo ni perspectiva de futuro”.

Jesús Guerrero ha señalado que “el servicio de RENFE no es el más adecuado y quedaban por desarrollar varios anuncios de mejoras por lo que, de hecho, las negociaciones de cada renovación o nuevo convenio siempre han sido complejas y duras. Pero lo necesario es defender con firmeza y diálogo las demandas de Aragón, como se ha venido haciendo por gobiernos de todos los colores, antes que echar por tierra cualquier acuerdo sin saber qué va a pasar y sin opción de futuro”.

Comentarios