Begoña Pérez. Balance 2015 y deseos 2016 de CCOO

Begoña Pérez Garasa.

¿Podemos hacer un balance positivo de año que ahora termina? Desde CC.OO., lamentablemente, no podemos. Ni debemos.

Por nuestra Organización Sindical no han dejado de venir trabajadoras y trabajadores que son despedidos o mal pagados. Siguen llegando trabajadoras y trabajadores que nos dicen que sus patrones no les cotizan a la seguridad social; que les dan la mitad del salario en sobre; que tienen contratos, a tiempo parcial, pero que les hacen trabajar más de 40 horas…

Sigue habiendo delegadas y delegados de CC.OO. en las empresas que tienen que negociar bajadas salariales, despidos colectivos, o paralizaciones en la negociación de su Convenio Colectivo. Siguen encontrándose, como propuestas de la empresa, bajar sus derechos laborales o salariales. Todo ello para “repartir” la crisis.

Las Comisiones Obreras han estado todo el 2015, en la calle y las empresas, reivindicando los derechos de las y los empleados públicos, a los que les metieron la mano en la cartera y les rebajaron derechos laborales que les permitían conciliar su vida familiar con la vida laboral. Hemos estado, también, exigiendo la paralización de los recortes presupuestarios del Gobierno del PP que afectan a los servicios públicos, esos que pagamos con nuestros impuestos y que se empeñan en destrozar desde los despachos de los mercados financieros.

Como muestra, dos botones: las y los delegados de Comisiones Obreras, en solitario, nos encerramos la semana pasada en el Torreón del Edificio Pignatelli, en Zaragoza, sede de la Administración Autonómica. Y lo hicimos para exigir al Gobierno de Aragón que devuelva la paga extraordinaria que se “apropió” Montoro y la recuperación inmediata de los permisos de tenían las y los empleados públicos de la DGA. Que, por cierto, es algo que el Sr. Lambán (en campaña electoral) dijo que iba a hacer.

Y el segundo botón de muestra: el lunes 21 de Diciembre, CC.OO., junto con otra Organización Sindical, explica en unas mesas informativas porqué se ha paralizado la negociación del Convenio Colectivo del Comercio de la provincia de Huesca. La patronal quiere subir un 0,5 % el salario de sus trabajadoras y trabajadores. CC.OO. pide que sea un 1 %. Esa es la diferencia entre cobrar 4 € (0,5 %) más al mes o que sean 8 € (1 %).

Así que, con este panorama no podemos, ni debemos, decir que estamos saliendo de la crisis. Ni que ya podemos dejar de exigir derechos, porque la igualdad real, la justicia social o la redistribución de la riqueza han inundado las calles y las empresas.

Y ¿qué pedimos para el 2016? La creación real de puestos de trabajo estables y con derechos laborales y salariales, porque si no es con esas condiciones no son puestos de trabajo, es fomentar la esclavitud. Eso sí, revestida del miedo a perder un salario de miseria porque no hay otra cosa. Pedimos, a la patronal, que deje de pedir sacrificios a sus trabajadores y trabajadoras. Pedimos al nuevo Gobierno, sea el que sea, que lo primero sean las personas y no los bancos, ni sus amiguetes. Pedimos a las y los trabajadores, que sigan peleando, con las Comisiones Obreras, para recuperar derechos y transformar esta sociedad, y que lo hagamos juntos y sin reblar. Para que el año 2016 sea un año pleno de empleo, igualdad y justicia social.

Comentarios