Ara Malikian: “Cuando uno sube a un escenario tiene el deber de darlo todo para que el público disfrute”

El virtuosismo del violinista Ara Malikian y del guitarrista Fernando Egozcue, su complicidad y humor, se detenían, este domingo en Graus, para emocionar a las casi cuatrocientas personas, que llenaban el aforo del teatro Salamero, y que podían, disfrutar, con el oído y la vista, de este concierto en el que, ambos, desgranaban temas compuestos por Egozcue, para dúo de violín y guitarra, escritos a medida de su compañero de escenario.

Audio sin título
Audio sin título

Violín y guitarra, son, según Malikian, dos instrumentos que se complementan, una combinación en la que se siente muy a gusto, sobre todo, teniendo en cuenta, que, con su compañero de escenario, Fernando Egozcue, le une una amistad de más de 15 años, y un par de trabajos “Lejos” y “Con los ojos cerrados”.

Esa complicidad se manifiesta en un espectáculo que, el público, disfruta de principio a fin, porque ambos se entregan "a tope" desde el primer acorde. Cuando uno sube al escenario hay que darlo todo por el público porque estás ahí por ellos, decía Malikian, hay que entregarse en cuerpo y alma.

Malikian, que realiza más de 450 conciertos al año en 40 países, tiene grabados más de 40 discos, ha realizado multitud de colaboraciones en conciertos y con otros artistas, y no cesa en su empeño por acercar la música a todo tipo de público, señalaba que no hay diferencia entre actuar ante 40.000 personas o ante 400, que cada escenario tiene su encanto, y que hacerlo en lugares pequeños, como Graus, permite que, artista y público, se sientan más cercanos. Es añadía “como tocar en el salón de casa”.

Los acordes de la guitarra de Egozcue y la voz del violín de Malikian, en una mezcla de tango, jazz o música clásica, hicieron las delicias de un público que tardará en olvidar un concierto con un sello muy personal.

La mini gira de Ara Malikian continuará, este lunes, en Huesca con el espectáculo denominado 15 que recoge lo mejor de estos años del violinista en España.

Comentarios