Miles de euros en juego estos días en los valles con pistas de esquí.

Astún nieve invierno esquí

Un informe del año 2012 situaba el movimiento económico de Candanchú en 26 millones de euros/temporada, directos, que se ingresan en el valle cuando la estación funciona de manera normal. Cada esquiador, en caso de dormir una noche en el valle, tenía un gasto de 153 euros/persona y sin dormir en 102. En impuestos las arcas reciben seis millones de euros. Esto sólo en una estación que, en aquel momento, estimaba estas cifras con 200.000 uso. A estas cantidades hay que sumar lo que genera Astún, Formigal, Panticosa, Le Somport, Llanos del Hospital, el esqui de travesía, el fondo o, simplemente, subir al Pirineo a ver nieve.

Este año, el arranque de la temporada esta siendo muy difícil para el sector. Hay poca nieve en España y la que hay, esta en el Pirineo de Huesca y Cataluña.

Las fiestas de navidad, año nuevo y Reyes, suponen un porcentaje muy alto de los ingresos de la temporada de nieve. En temporadas calificadas como buenas suelen ser más de 150.000 usos en Navidades .

Las temporadas suelen oscilar entre los 90 y 130 días, según años. Cada día que pasa con una estación cerrada o a “medio gas” son miles de euros los que se dejan de ingresar tanto en las empresas de nieve como en el resto del sector.

Un buen día de asistencia en la nieve en el Pirineo de Huesca se puede situar en torno a 25.000 personas. Los días de mayor asistencia están en torno a 35.000.La estación con mayor capacidad es Formigal que puede llegar a tener 15.000 esquiadores en pistas.

Hace 15 ó 20 años la economía generada por las estaciones representaba unos porcentajes que no se parecen en nada a los de hoy en día. En torno a la nieve se han construido nuevos hoteles de 4 y 5 estrellas, complejos turísticos y urbanizaciones. Además han nacido nuevos restaurantes, tiendas de deportes, establecimientos y empresas de mantenimiento y servicios.

Las cifras de usos en pistas han ido aumentando de los 500.000 de hace unos años hasta el más de millón y medio del año pasado.

Además de la nieve de los "hierros", existe una demanda de nieve con raquetas, travesía o la propia diversión de la nieve de "día" de miles de personas que se acercan a los centros invernales.

Hay tres periodos claves en la evolución socioeconómica de los ámbitos de montaña.

Pervivencia de la sociedad tradicional hasta los años 50, de 1950 a 1980 con periodo de crisis y despoblación en el que se produce una quiebra del sistema tradicional y un descenso de actividad económica y 1980-2008 con una recuperación demográfica y económica al alza en el momento que empiezan a realizarse inversiones en las estaciones de los valles de Aragón, Tena y Benasque.

Un nuevo ciclo se inicia en 2008 con la crisis y la nueva fotografía que deja el sector y que marcará el futuro de los próximos años con distintos planes que existen.

Según el informe ECAS del turismo de nieve encargado por Aramón en su día, el volumen de contratos/año por temporada es de 13.000 , el 48 % de las pernoctaciones en hoteles se produce en invierno. Cada esquiador gasta unos 120 €. El ratio de gasto por pernoctación se estima en 73 €.

Comentarios