Las crisis sectoriales y el estancamiento de la renta marcaron el año agrario 2015 para UPA

La organización agraria UPA Aragón ha lamentado que el sector primario aragonés haya asistido a una “legislatura perdida” en términos de renta y de empleo. El incremento del 1,4 % de la renta agraria en 2015 se debe, según esta organización, a la contención de los precios de los consumos intermedios y a que 2014 fue “nefasto” por el veto ruso.

2015 ha sido también el año de la puesta en marcha de la nueva PAC. Un proceso lleno de retrasos, incertidumbres y problemas en las que los agricultores han perdido “innumerables horas”.

La crisis de precios se ha cebado con varios sectores, destacando la ganadería de vacuno de leche, el porcino blanco o la cunicultura, demostrando según UPA que “aún queda mucho camino por recorrer” en el reequilibrio de la cadena agroalimentaria.En cuanto al empleo, y a falta de conocer el dato del cuarto trimestre, 2015 ha mantenido unos niveles de ocupación un 2% inferiores a 2014.

En cuanto a la meteorología, 2015 ha sido un año terrible para el campo, con inundaciones y temporales en enero, febrero y marzo, seguidos de una primavera seca y muy calurosa, y un verano tórrido y con numerosas tormentas. El otoño ha traído una grave sequía que continúa ahora que comienza el invierno.

PAC: MUCHOS PROBLEMAS E INCERTIDUMBRES

Los profesionales del campo han dedicado “demasiadas horas” a aspectos puramente administrativos, a entender la nueva reforma de la PAC y a intentar adaptar sus explotaciones a los nuevos requerimientos. Las Administraciones se han visto colapsadas y superadas, lo que se ha traducido en retrasos, incertidumbres, dudas y problemas.

De especial gravedad han sido los problemas relacionados con el coeficiente de admisibilidad de pastos (CAP) o el gran retraso en la aplicación práctica de las medidas que contienen los diferentes planes de desarrollo rural. En 2015, debido a la tardía aprobación de los planes, se han puesto en práctica muy pocas medidas, con el correspondiente perjuicio para el medio rural, y en especial para los agricultores y ganaderos.

Durante el período de solicitudes de la PAC, se comprobó que la Administración no estaba preparada para afrontar “con garantías” ese proceso tan importante. El programa informático que se elaboró de forma expresa para llevar a cabo la solicitud presentó múltiples problemas, prácticamente hasta el último día del plazo, algo que fue denunciado continuamente por UPA Aragón.

Comentarios