Se cumplen 150 años de la llegada de las Carmelitas Teresianas a Graus

carmelitas teresianas graus

Este sábado, se conmemora el 150 aniversario de la presencia de las Hermanas Carmelitas Teresianas a Graus cuya fundación fue llevada a cabo por el padre Francisco Palau un 2 de enero del año 1866. Para celebrar este hecho, desde la congregación se ha preparado un programa del que se quiere hacer partícipes a todos los ribagorzanos, puesto que, son muchos las generaciones que se han educado con las Carmelitas Teresianas.

La actividad comenzará con una eucaristía en la iglesia de San Miguel, presidida por el obispo de la diócesis, cantada por el coro parroquial y que contará con la actuación del grupo Virgen de la Peña. A las 12.30 está previsto que Justo Broto, filólogo e historiador, realice un recorrido guiado por algunos lugares importantes en la historia de la congregación como fueron Casa Altemir, en la calle Benasque, o la basílica de la Peña, donde se alojaron las tres primeras monjas que llegaron a la villa.

Estos escenarios, decía Broto, explican también las dificultades para constituir un convento, y eso se refleja en, primero, ese alojamiento generoso, por parte de una familia de la villa, y después, del Ayuntamiento, al permitir la residencia en la basílica, hasta que el 2 de enero de 1866 acceden al antiguo hospital, futuro convento.

Por la tarde, Broto, que también fue alumno del colegio, ofrecerá una charla, en el teatro Salamero, sobre “Las Hermanas Carmelitas en la historia de Graus” en la que hablará del papel que la congregación ha representado en la villa, sobre todo, en el ámbito educativo o social, asistiendo a las personas enfermas o a los necesitados.

También actuará la banda de música de Graus y se podrá visionar un pequeño montaje fotográfico con las instantáneas que, algunos vecinos, han prestado a las hermanas para ello.

Las Carmelitas Misioneras Teresianas comenzaron en el año 1866 su misión en el hospital municipal San Lorenzo aunque no tardaron mucho en asumir también labores educativas con la enseñanza de párvulos y que compaginaron con otras de carácter social y sanitario.

En 2014, el Ayuntamiento de Graus entregó a la congregación el Premio Calibo a la labor social en reconocimiento a la labor prestada a la sociedad de Graus y la comarca.

Comentarios