Las lluvias de enero, como agua de mayo

La lluvia que ha caído estos pasados días en la provincia de Huesca, y las que están anunciadas para este viernes y el fin de semana, son acogidas con gran satisfacción por el mundo del campo. Según José Fernando Luna, presidente provincial de ASAJA, la lluvia ha caído muy despacio y por toda la provincia, por lo que se ha aprovechado toda.

En algunos sitios hacía más falta que otros. Al haber llegado tarde, al menos ha permitido cosechar el girasol y el maíz de primera y segunda cosecha, y llevar a cabo tareas del campo.

Eso sí, hay cultivos que han sufrido mucho. Las siembras más tempranas, y de siembra más tradicional, sobre todo al sur de la provincia, donde ya habían empezado a germinar, se han visto muy afectadas, y en muchos casos se han echado a perder. Para lo que es siembra directa, tardanas y del regadío, con maíz y girasol, que ya estaban empezando a ser regadas por los agricultores, las lluvias han sido una salvación.

Ahora esperan que siga lloviendo y nevando (nieve con la que en unos meses llenar los embalses), para compensar la sequía de estos últimos meses, con lo que la satisfacción ya será grande.

Con lo que no están contentos es con el problema que se ha provocado este año con el cobro de la PAC. Es una ayuda a compensación de la renta de los bajos precios. Necesaria este año, pues ha habido bajos precios, y costes de producción muy altos, por lo que aunque los rendimientos de producción hayan sido altos, los económicos han sido nulos. El retraso en el cobro, por parte de muchos agricultores, ha supuesto un enorme problema, que se ha sumado este año, en el campo, a la terrible sequía.

Comentarios