Aragón se sitúa por encima de la media nacional en la Encuesta de Condiciones de Vida

 

La Comunidad Autónoma de Aragón registró en 2014 una mejor posición relativa en casi todos los indicadores de la Encuesta de Condiciones de Vida relativa al periodo 2009-2014, que ha sido realizada por el Instituto Nacional de Estadística. Tal y como se recoge en la instantánea sectorial que se publica junto con el Boletín Trimestral de Coyuntura, Aragón se encuentra en mejor posición que el resto del territorio nacional. En este sentido, la renta media aragonesa es superior al promedio nacional, la tasa de riesgo de pobreza es inferior, los hogares aragoneses tienen menos problemas para llegar a fin de mes y la percepción sobre su salud es mejor.

En 2014, los hogares aragoneses obtuvieron unos ingresos anuales netos de 33.183 euros, un 9,7% por encima de la media nacional. Por comunidades autónomas, Aragón se situaba en la quinta posición, por detrás de País Vasco, Navarra, Madrid y Cataluña.

Por lo que respecta a la distribución de la renta, es menos desigual en Aragón en los deciles considerados de rentas anuales más bajas, y más desigual en los deciles considerados de rentas anuales más altas. No obstante, entre 2009 y 2014 se han incrementado los niveles de desigualdad en Aragón en el reparto de las rentas, tanto en los altos como en los bajos.

 

Otra de las variables fundamentales sobre las que el INE ofrece información a través de la Encuetas de Condiciones de Vida es la tasa de población en riesgo de pobreza. En este sentido, a pesar de la buena posición relativa de Aragón respecto al resto de regiones españolas (la cuarta mejor), en los últimos años la tasa ha empeorado sensiblemente pasando de 8,9% en 2009 a 13,8% en 2014; siempre por debajo de la media nacional, en cualquier caso aunque en Aragón, el incremento de la tasa ha sido más intenso que el de la media española.

 

En cuanto a la dificultad para llegar a fin de mes, la Encuesta refleja que en el año 2014 los hogares aragoneses que llegan a fin de mes con mucha dificultad son el 9,8%, dato sensiblemente inferior a la media española, que se sitúa en el 16,1%.

 

Una de las principales consecuencias de la evolución de los indicadores de pobreza y privación son su reflejo sobre el estado de salud de la población. Sin embargo, en este sentido, según los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida, la percepción que tiene la población aragonesa sobre su salud se puede calificar como positiva. En 2014, un 76,5%de la población percibe su estado de salud como bueno o muy bueno, frente al 5,5, % que lo consideran malo o muy malo. El 18% restante lo califica como regular. En este apartado también Aragón se sitúa mejor que la media nacional, en donde un 72,9% de la población estima que su estado de salud es bueno o muy bueno.

 

Comentarios