Sabiñánigo vuelve alegar al trazado elegido por Fomento para la Autovía-23

El Ministerio de Fomento ha aprobado el expediente de información pública y el estudio de soluciones elaborado para ajustar el trazado de la autovía Mudéjar, A-23, a su paso por Sabiñánigo con el fin de evitar afecciones relacionadas con el lindano. Tras ser sometido a información pública y a procedimiento de evaluación de impacto ambiental, la opción que más convence a Fomento y a Medio Ambiente es la, 3-B, que propone la construcción de un único viaducto continuo que cruce los ríos Gállego y Aurín, al norte del embalse. La longitud de la alternativa seleccionada es de 4,74 kilómetros y el presupuesto de licitación estimado del estudio es de 41,7 millones de euros.

El estudio de soluciones resultante proponía cinco alternativas de trazado que evitan la construcción del viaducto sobre el embalse de Sabiñánigo. El alcalde serrablés, Jesus Lasierra, ha comentado que van a volver a presentar las alegaciones que a finales de 2014 se presentaron, que proponían la opción 4, un poco más cara, pero tenia menos afecciones para parcelas de Aurín y Senegüe , como a humedales.

Todas las alternativas propuestas afectan al área Oturia-Canciás, declarada de importancia para las aves por la presencia de quebrantahuesos, especie catalogada como en peligro de extinción. La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y Seo/Bird Life presentaron alegaciones al respecto pero Fomento contestó que la afección se produciría "tan solo en 150 metros de trazado" y que se aplicarían las medidas preventivas, protectoras y correctoras necesarias.

El trazado inicial entre los puntos kilométricos 0+500 y 3+500 del tramo Sabiñánigo Este - Sabiñánigo Oeste, aprobado en 2010, amenazaba con remover los terrenos contaminados por el lindano en el embalse de Sabiñánigo y el vertedero de Sardas, ya que implicaba la construcción de un viaducto sobre el propio embalse y la disposición de pilas en el vaso.

Comentarios