Cataluña consigue dilatar el juicio de Sijena con nuevas pruebas testificales

Segunda sesión del juicio de las pinturas de la Sala Capitular del Monasterio de Sigena. Desde Aragón se ha insistido en el argumento de que el Monasterio y sus frescos son algo indivisible y que la orden propietaria del cenobio pide que retornen las pinturas a Sigena. Por su parte el letrado de la Generalitat comparaba la relación de las pinturas murales con la de un “padre adoptivo” con su hijo adoptado y rechazaba su devolución tras alegar que posee un título que acredita su depósito permanente en Cataluña.

El juicio ha quedado en suspenso a expensas de la práctica de dos pruebas testificales pendientes consideradas como necesarias desde la parte catalana.

El Museo de Arte de Cataluña, a falta de argumentos jurídicos, esgrimen impedimentos técnicos y apuntan a que las pinturas sufrirían un daño irreparable si se arrancan del soporte actual y que tras el incendio del monasterio al inicio de la Guerra Civil no hubieran sobrevivido si hubieran permanecido en su emplazamiento, según informa EFE.

Sin embargo, la directora del Museo Diocesano de Jaca, el segundo mejor de España en pintura mural románica tras el MNAC, Belén Luque, reconoce que el proceso tiene dificultad, pero que se puede realizar, más cuando se cuenta con medios técnicos y económicos como los que posee el museo catalán.

Si la sentencia es favorable a los intereses aragoneses, los frescos deberían volver al cenobio monegrino, el cual deberá ser acondicionado para ello. Unas obras que, espera el alcalde de Villanueva de Sigena, Alfonso Salillas, se ejecuten pronto, así como la ampliación del horario de visitas.

Está convencido Salillas de que un monasterio rehabilitado con las piezas originales, entre las que estarían las pinturas murales, las 97 piezas de la primera sentencia, y lo que todavía permanece en el monasterio, sería un polo de atracción turística de primer orden, con miles de visitas al año.

Comentarios