Satisfacción en Benabarre y Laspaúles con su paso por Fitur

salvatges fitur

Una jornada intensa y dura pero gratificante así describían los actores/vecinos del Ball dels Salvatges de Benabarre y de Lo Consell de Laspaúles, el sábado vivido en Fitur (Feria Internacional de Turismo) donde se promocionaron y se dieron a conocer, en el stand de Aragón, a los visitantes de la feria, estas dos historias que, este verano, volverán a representarse en ambas localidades ribagorzanas.

Audio sin título

Primero, fue el turno de los “salvatges” que actuaron pasadas las 13.30 y que aprovecharon los momentos previos para “dejarse ver” por otros stands y pabellones del recinto ferial. El público que se congregó en Aragón, a esa hora, pudo conocer a los protagonistas de esta alegoría del amor: las damas, los caballeros, los cazadores y los “salvatges” que ofrecieron también una pincelada de los bailes que forman parte de la representación. Contaron, en el apartado musical con la escuela de música tradicional de la localidad y con el apoyo de algunos benabarrenses que se desplazaban hasta Madrid.

El alcalde de Benabarre, Alfredo Sancho, se mostraba muy contento con el resultado. Lo calificaba de “salvajada” por el escenario, la representación y el público que se había parado a disfrutar del ball.

Sancho explicaba que el objetivo era poner el foco de atención en algo muy concreto, como el Ball, para animar a la gente a conocer Benabarre. El alcalde se refería también al esfuerzo, tanto económico de los establecimientos, como el de los vecinos/actores que a las 3 se habían levantado para comenzar el viaje y regresar tras la actuación. Es impagable, decía, y para todos ellos, sólo tenía palabras de agradecimiento.

Y, por la tarde, a las 16.30 llegaba el turno de Lo Consell de Laspaúles, que también se mostraban satisfechos con su paso por Fitur. Arropados por un grupo de recreación histórica y los Mosicaires de Graus, pusieron en escena algunos trazos del relato de esta historia que cuenta el juicio de 24 mujeres acusadas de brujería. Se acortaron las escenas, para ajustarlas al tiempo y el escenario, pero manteniendo la esencia de la historia, que fue seguida con mucho interés por el público que se congregó en el stand, especialmente, en la escena de la taberna, en la que los visitantes pudieron degustar longaniza de Graus acompañada de un trago de vino de Secastilla.

Ambas delegaciones, a pesar del esfuerzo, se daban por satisfechos con el resultado obtenido, puesto que, el objetivo no era otro que, vender los atractivos turísticos de ambos municipios, a través de dos tradiciones como son el Ball dels Salvatges y Lo Consell de Laspaúles.

Comentarios