La nueva potabilizadora mejora la calidad del agua en el Polígono Valle del Cinca de Barbastro

potabilizadora Valle del Cinca

El presupuesto de esta obra ha sido de 184.793 euros para cuya financiación se ha contado con una subvención enmarcada dentro de la mejora de infraestructuras hidráulicas del Plan del Agua de Aragón. Después de la construcción de las balsas de acopio de agua se diseñaba la planta potabilizadora que entraba en funcionamiento hace algunas semanas, y que da servicio a las empresas Brilén, Polibasa y al resto que están ubicadas en el polígono Valle del Cinca.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, y la concejal de Servicios Urbanos e Infraestructuras, Sonia Lasierra, visitaban este lunes la nueva planta de tratamiento de agua potable construida por el Ayuntamiento de Barbastro. Cosculluela destacaba la importancia “de esta nueva infraestructura, que mejora sustancialmente la calidad del agua de boca que llega a las empresas del polígono, tanto a las pequeñas como a las de mayores dimensiones”.

El presidente de los empresarios del Polígono, Conrado Chavanel, valoraba de forma positiva esta infraestructura puesto que aporta soluciones al sistema de potabilización del agua a esta zona industrial.

Esta nueva actuación se suma a otras realizadas en este enclave empresarial, y a las que seguirá la segunda fase de la mejora del pavimento de sus viales, que comenzará en los próximos días.

Datos técnicos

Ubicada en una parcela de propiedad municipal de seis hectáreas en el paraje de Los Galafones destinada a albergar los depósitos de agua de suministro al polígono, esta planta está edificada sobre una superficie de 1.000 metros cuadrados, en los que se han construido las instalaciones de filtrado, cloración y estabilización.

La nueva planta potabilizadora, cuyo control y mantenimiento corre a cargo de la empresa Aguas de Barbastro, consta de dos edificaciones, una nave de hormigón de siete metros de ancho, 13 de largo y una altura de cinco metros que contiene las instalaciones de filtrado y clorado, y un depósito aéreo de seis metros de largo por otros tantos de ancho y dos metros de alto con capacidad para 65 metros cúbicos, donde el agua es analizada continuamente de forma automática para corregir el grado de cloración. Todo el perímetro se encuentra vallado.

El equipamiento de la estación consiste en un conjunto de filtrado de arena a presión vertical, con un caudal de diseño de 50 metros cúbicos por hora, compuesto de cuatro filtros, con posibilidad de crecimiento futuro si se incorporan nuevas parcelas industriales en el futuro. Dicho consumo superaría con creces la actual necesidad de 32,75 metros cúbicos por hora (138.333 metros cúbicos anuales), ya que está pensada tanto para atender las necesidades de las empresas actualmente ubicadas en el polígono como aquellas que puedan instalarse en las parcelas existentes.

La planta de tratamiento cuenta con las pertinentes canalizaciones de servicio: Una red de desagüe para la limpieza de filtros y vaciado del depósito de acumulación; una entrada de agua a los filtros desde las instalaciones actuales; y dos salidas de agua tratada, una hasta el depósito de acumulación y otra hasta la conexión con la red actual de servicio al polígono.

Para la desinfección del agua se ha instalado un equipo de dosificación de hipoclorito para desinfección de aguas destinadas al consumo humano, compuesto por una bomba dosificadora proporcional al caudal y otra de corrección. La correcta dosificación del cloro se realiza mediante un caudalímetro electromagnético para agua filtrada y regulación de la dosificadora de cloro, colocado en la tubería de abastecimiento de agua.

La captación de agua se realiza desde los depósitos de abastecimiento de agua del polígono, ubicados en las inmediaciones de la planta, que se llenan de la acequia de Selgua, con agua de excelente calidad para el posterior uso en el consumo humano.

Comentarios