Polilitos o piedras desafiando la gravedad

Polilitos

Ángel Aventín, miembro de la Asociación Ramiro I de Graus, llama polilitos, a las “esculturas” que hace colocando piedras de río, una sobre otra, en un equilibrio, casi imposible, en el que, los “pedruscos” desafían la gravedad. Hace 1 año que se dedica al “arte” de colocar piedras, aunque, desde siempre, en sus paseos por el Ésera, le gustaba colocar piedras una encima de otra, hasta que un día llegó a una altura de seis piedras y le pareció que quedaba bonito como elemento de ornato de las orillas.

Dice que se precisa de paciencia para encontrar el “trípode” que tienen todas las piedras y que permite que se asienten bien unas sobre otras y que, sobre todo, se precisa de mucha paciencia. Se trata de crear un conjunto armónico, en el que importa más, la belleza que el número de piedras que se puedan sostener.

Las piedras, que usa para los polilitos, las coge al azar, y después es cuestión, indicaba, de hallar ese punto que hace que se mantengan en equilibrio, en un arte efímero, porque ninguno es igual a otro. Ha pasado de colocarlos de las orillas del Ésera, a los escaparates de algunos comercios grausinos.

En agosto, el día 7, está previsto que se celebre un campeonato (está por definir si será internacional o mundial), cuyas bases ya están, prácticamente, definidas así como el jurado que determinará cuál es el mejor polilito. Incluso ya hay obsequio para el primer premio que será una escultura en bronce de Fermín de Bedoya.

En España, son muy pocas las personas que se dedican a este “arte” de las piedras en equilibrio, los grandes especialistas, explicaba Aventín son americanos y consiguen equilibrios imposibles.

Comentarios