La DGT estudiará cómo mejorar la circulación de la rotonda de Ramón y Cajal

Atmósfera escultura Riegos del Altoaragón

La Dirección General de Tráfico ayudará al ayuntamiento de Huesca a reorganizar el tráfico de la rotonda del paseo Ramón y Cajal, sobre el río Isuela, para buscar soluciones a los problemas que se crean en ella a diario. El hecho de ser una glorieta elíptica, en la que confluyen vehículos, ciclistas y peatones, con numerosos semáforos y con varias entradas y salidas, provoca que haya accidentes leves, demasiadas retenciones y mucha inseguridad. Las quejas al ayuntamiento son constantes, por lo que se hace necesaria una reorganización.

Este cruce, en el que confluyen el paseo Ramón y Cajal, la avenida de los Danzantes y el paseo Lucas Mallada, es en estos momentos la zona más conflictiva de Huesca. Tras haber peatonalizado el centro de la ciudad, el tráfico aumentó en este punto, entre un 15 y un 20%. Pasan por ella, a diario, unos 11.500 vehículos.

Por todo ello, y con el fin de tomar decisiones en favor de la seguridad vial, es por lo que se quiere recabar la opinión y el asesoramiento de los expertos.

A partir de ahora se llevarán a cabo estudios con flujos, horarios, diferencias de tráfico entre las distintas entradas y salidas a la rotonda. Desde la DGT, que incia esta colaboración conjunta, se va a empezar a recabar información, empezando por las características geométricas de la glorieta, tráfico e intensidades. Posteriormente, aplicarán herramientas de simulación, que puedan llevar a propuestas de actuación.

En principio, no hay plazos para finalizar el estudio y tomar decisiones. Todo dependerá de la complejidad de lo que se vaya analizando.

El alcalde de Huesca, junto a otros miembros del equipo de gobierno, técnicos municipales y responsables de la Dirección provincial de Tráfico realizaban una primera visita a la rotonda, y la veían desde diferentes posiciones, comprobando el tráfico y los problemas a los que se enfrentan a diario conductores, ciclistas y peatones.

Comentarios