Punto de Vista: Los regantes de Ebro apoyan el Plan Hidrológico y demandan rigor en la fijación de los caudales ecológicos del río.

EL Consejo de Ministros de fecha 8 de enero de 2015 culminó el denominado segundo ciclo de planificación hidrológica (tras la aprobación de la DMA) con la aprobación mediante Real Decreto, de entre otros, el Plan Hidrológico de la cuenca del Ebro para el período 2016-2021. La Federación de Regantes de la cuenca del Ebro (FEREBRO) ha participado de forma activa en el proceso de aprobación votando favorablemente en el Consejo Nacional del Agua, junto con el 80% de los miembros de la mesa.

Entendemos que dicho plan, obedece a la realidad de España en materia de planificación hidráulica, y aúna en un documento la necesidad de dar satisfacción a las demandas en un país con una climatología semiárida y conciliar esta larga tradición de planificación, con los nuevos requerimientos de la Directiva Marco del Agua.

Es una Plan Hidrológico embebido en la filosofía de la Unidad de Cuenca como única forma racional de llevar a cabo una gestión de unos recursos cada vez más preciados. Su formulación ahonda en la necesidad una gestión en corresponsabilidad por parte de todos los usuarios de la cuenca.

Un plan que recoge unos caudales ambientales realistas, cumplibles y que no crean falsas expectativas y conflictos a futuro. Unos caudales que comparados con los asignados al resto de los ríos españoles son muy altos superando en un 120% los planteados en el Duero y en un 800% los planteados en la cuenca del Tajo, por comparar con los dos ríos que junto con el Ebro han planteado los caudales ecológicos más altos. La comparación con otros ríos como el Segura o el Júcar nos dan cifras sustancialmente más altas.

Los regantes somos los más interesados en que se mejore el conocimiento de los aspectos medioambientales del agua, la calidad de nuestros productos y la calidad del agua de nuestros ríos es la mejor presentación para el valor de nuestros alimentos en el mercado.

Hay que ser mesurados y dejar que se vayan poniendo caudales ecológicos poco a poco, muy bien estudiados ecológicamente, pero también muy bien analizados desde un punto de vista concesional y social porque en algunos casos imponer caudales significará arruinar a muchas familias de regantes. La implantación de caudales ya ha abierto varios contenciosos entre usuarios y las Confederaciones Hidrográficas conduciendo la planificación hidrológica a la judicialización y la falta de realismo.

Sobre las reclamaciones de un mayor caudal ecológico en el tramo final del rio Ebro, decir que abocan a un escenario rupturista en cuando a la gestión y anteponen los intereses del tramo final del Ebro, al equilibrio entre todos los agentes implicados. También ponen de relieve la falta de solidaridad con el resto de la cuenca del Ebro que está haciendo esfuerzos por mantener los caudales ambientales más altos de todas las cuencas españolas.

No hay que olvidar el que caudal ecológico en la desembocadura del río Ebro se mantiene gracias a la regulación del embalse de Mequinenza, y que esto ha permitido pasar de caudales de 20 m3/sg. en la estación del río Ebro-Tortosa a garantizar un caudal mínimo que oscila entre los 80-150 m3/sg. tras la construcción de dicho embalse. Es decir un 23% de la aportación media en régimen natural, valor mínimo garantizado muy alto. No se ha encontrado en la bibliografía ninguna administración hidráulica de cuencas semiáridas del mundo que llegue a garantizar un caudal ecológico de tal magnitud. Caudal, no olvidemos, que es posible por la solidaridad de todos los territorios que constituyen la cuenca del Ebro.

Y por otro lado, su efectividad para mejorar la intrusión de la cuña salina en el Delta es cuestionable, frente a otras alternativas como el establecimiento de una “tanca salina” como ya ha reiterado en distintas ocasiones FEREBRO.

La implantación de los caudales ecológicos, ha de hacer compatible el medio ambiente con los derechos concesionales del agua, y debe basarse en la corresponsabilidad y solidaridad interterritorial.

Comentarios