Reclaman al Gobierno de Aragón su oposición a la Sabiñánigo-Marsillón

Izquierda Unida ha presentado en las Cortes de Aragón una iniciativa en la que reclama al Ejecutivo una moratoria a las interconexiones eléctricas hasta que se realice un estudio independiente sobre cuáles son las auténticas necesidades, a largo plazo, y se consensue de manera transparente y democrática el modelo energético verdaderamente sostenible

Una demanda a través de una proposición no de ley para su debate y votación ante el Pleno y a propuesta de la Red de Apoyo Mutuo, que está integrada por numerosas organizaciones medioambientales y ciudadanas y por particulares. Esta Red ya se ha dirigido al Departamento de Economía, Industria y Empleo para manifestar su oposición rotunda a las líneas de Muy Alta Tensión o autopistas eléctricas de 400kV, proyectadas para cruzar el territorio aragonés como la Sabiñánigo-Marsillón en Francia, así como a la Autopista Eléctrica Peñalba- Arnero-Isona y al posible proyecto denominado Monzón-Cazaril por Red Eléctrica España, que están previstos en la Planificación de la red eléctrica española para el periodo 2015-2020 y posterior.

Cabe recordar que se han cursado diferentes argumentos y explicaciones desde esta formación política al Ejecutivo aragonés, como documentos de la Declaración de Capella y el comunicado de Sabiñánigo, en respuesta a los megaproyectos energéticos transpirenaicos, y el Manifiesto contra la línea de Alta Tensión Sabiñánigo- Marsillón que ha sido ya suscrita por más de 1.000 personas y diversas asociaciones locales.

Por todo ello, IU reclama al Gobierno aragonés, además de su oposición a estos proyectos, que apruebe una moratoria a las interconexiones de esas características hasta que se realice un estudio independiente sobre cuáles son las auténticas necesidades, a largo plazo, y se consensue de manera transparente y democrática el modelo energético verdaderamente sostenible y que responda a las necesidades de las personas y generaciones futuras. Y no exclusivamente a los intereses de las grandes corporaciones y estrategias geopolíticas.

Comentarios