Récord de feriantes y público en la Candelera de Barbastro

Feria Candelera Barbastro

Miles de personas disfrutaban este martes de una de las jornadas más tradicionales de la ciudad de Barbastro, la Feria de la Candelera, con más de cinco siglos de historia. Las calles más céntricas se quedaban pequeñas para albergar los 344 puestos de venta.

El público llegaba procedente de la Comarca de Somontano y de otras comarcas limítrofes en un número muy superior a ediciones anteriores. Un año más participaba en la feria la familia Vilas de Graus, el feriante más antiguo.

Bisutería, calzado, textil, artículos de decoración, menaje de hogar, artesanía, plantas y alimentación, eran algunos de los productos que se podían adquirir en los puestos ubicados desde el Paseo del Coso hasta la calle Corona de Aragón y las Plazas del Mercado y Diputación.

El Ayuntamiento de Barbastro repartía, con la colaboración del Grupo Tradiciones, 3.500 candelas y 7.000 caretas desde el stand del ayuntamiento, ubicado en la plaza del Mercado. Por él pasaban cientos de niños y mayores para recoger las candelas y las caretas, previamente bendecidas en la Catedral.

Finalmente, 344 puestos de venta se instalaban en el centro de la ciudad para participar en esta feria organizada por el área de desarrollo del Ayuntamiento de Barbastro. De ellos, 247 proceden de 12 comunidades autónomas y del sur de Francia, mientras que los 79 restantes son barbastrenses. En este último grupo se concentran no sólo los comercios locales, sino también varias asociaciones que han mostrado su labor. El número de stands era superior al de la pasada edición.

Los orígenes de esta popular feria datan del 22 de septiembre de 1512 cuando la Reina Doña Germana de Foix concedía el privilegio a la ciudad de Barbastro para que celebrara una feria duradera doce días antes y otros tantos después de la Purificación de Nuestra Señora. En la actualidad ha quedado reducida solamente a un día, el dos de febrero.

Comentarios