62.000 pensionistas aragoneses han podido evitar el adelanto de pago de sus fármacos

Un total de 62.655 pensionistas aragoneses se han beneficiado del nuevo sistema para abonar el copago farmacéutico impuesto por el Gobierno central y que evita que tengan que adelantar la factura íntegra de sus fármacos. Esto supone, según los datos del pasado mes de diciembre, que estos aragoneses no adelantasen pagos por sus medicinas por valor de 504.715 euros durante ese mes.

El consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, se ha reunido con los Colegios de Farmacéuticos de las tres provincias aragonesas, una cita en la que, entre otros asuntos, se ha analizado el funcionamiento de este nuevo sistema. Para ponerlo en marcha se precisó de la colaboración de las entidades colegiales para adaptar el programa de receta electrónica. Todo ello en un proceso de colaboración con las Oficinas de Farmacia que desde el Departamento de Sanidad se quiere ampliar y potenciar.

El copago farmacéutico, una medida que fue establecida a partir de un real decreto por parte del Gobierno central, entró en vigor en julio del 2012. Establece un pago máximo por persona y por mes en las recetas, dependiendo del nivel de renta del usuario: con una renta inferior a 18.000 euros anuales la aportación máxima es de 8,23 euros; con rentas de entre 18.000 y 100.000 euros, abonan como máximo 18,52 euros; y los de rentas superiores a los 100.000 euros aportan 61,75 euros como máximo al mes. Con el anterior sistema, los pensionistas aragoneses abonaban la cuantía íntegra de sus fármacos y la cantidad que excedía del máximo anual por persona se les ingresaba en su cuenta bancaria en un plazo de tres meses. 

Desde el pasado 1 de diciembre, la Comunidad de Aragón, con el respaldo de las Oficinas de Farmacia, ha implantado un nuevo sistema para evitar que los pensionistas tengan que adelantar el exceso de aportación a la prestación farmacéutica sobre los topes máximos establecidos.

El sistema afecta a los usuarios que utilizan el sistema de receta electrónica (más del 93% de las recetas de pensionistas) y evita que estos importes sean reintegrados con posterioridad por la comunidad autónoma.

Analizados los datos de facturación del mes de diciembre de 2015 se desprende que esta medida ha afectado a 62.655 pensionistas aragoneses.  

La aportación pendiente de reintegrar se ha reducido en más de un 90% en diciembre de 2015 (41.719,17 euros frente a 427.965,01 euros del mes anterior). El reintegro de aportación se seguirá efectuando por el procedimiento habitual para los usuarios de recetas en papel.

 

Al encuentro con el consejero han acudido los presidentes de los colegios oficiales de farmacia de Huesca, Ángel Más; Teruel, Antonio Hernández; y Zaragoza, Ramón Jordán; y el presidente de la delegación aragonesa de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria, Eduardo Satué.

Comentarios