Benasque y Nepal, conectados a través de las fotografías de Juanjo Rodríguez

Hasta el 30 de marzo, en el Palacio de los Condes de Ribagorza, se puede visitar la exposición “Nepal, un país entre el terremoto y la esperanza” de Juanjo Rodríguez, alpinista y amante de la fotografía, que, en 40 instantáneas, en blanco y negro, cuenta la historia, desde el mismo momento en el que se produjo el terremoto, en abril de 2015, hasta dos meses después cuando comienza a resurgir tras la tragedia.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Benasque, es el lugar elegido, por Juanjo Rodríguez, para poner en marcha esta exposición por los vínculos que tiene con la villa, y por la conexión que tienen dos lugares tan ligados a la montaña como Benasque y Nepal.

En abril de 2015, se encontraba en un pueblo de Nepal al que había viajado, junto a un amigo, para asistir a la inauguración de una pista polideportiva construida a través de un proyecto de cooperación. Recordaba que cuando estaba finalizado el acto, todo comenzó a temblar. Una sacudida de 7.9 que, explicaba, duró un eterno minuto y que, en ese pueblo, no dejó víctimas porque todos asistían a esa celebración.

En ese mismo instante, comenzó a captar con su cámara las imágenes del terremoto: columnas de polvo, casas derrumbándose, caos, gente corriendo por las calles, víctimas sacadas de entre los escombros, jóvenes formando cadenas humanas para cerrar calles….recuerda Rodríguez que cuando lo veían con la cámara, le sonreían y le invitaban a mostrar al mundo lo que estaba pasando.

Regresó a España el 29 de abril y dos meses después volvió a Nepal para entregar la ayuda humanitaria recogida durante ese tiempo. Lo hizo con su cámara en la mano para captar, entonces, las imágenes de la esperanza, del optimismo, de la energía, que se reflejaba en un graffiti que se podía leer en muchas calles “we will rise again” (renaceremos otra vez).

Tras Benasque, la exposición viajará a Cantabria, Córdoba, Madrid y Alcobendas y, en mayo, Juanjo regresará a Nepal, un país al que lleva viajando desde el año 1.991. Es importante decía transmitir que merece la pena viajar a Nepal porque “no todo se ha caído, tiene muchísima riqueza artística”

Comentarios