Río Aragón participará en la manifestación contra el Plan de Cuenca del Ebro de Amposta

Una representación de la Asociación Río Aragón participará este domingo 7 de febrero en la manifestación que se celebrará en Amposta para pedir caudales ambientales para el Ebro y la retirada de su Plan de Cuenca recientemente aprobado por el Gobierno en funciones del PP. Aseguran que plantea esquilmar el río Aragón detrayendo de su cauce hasta el 89,2% de los caudales, al reducirlos a 138 Hm3/año sobre los 1.275 de aportación media del río Aragón. La retirada del Plan que solicitan debería incluir, explica la Asociación Río Aragón, la retirada del proyecto de recrecimiento de Yesa, que se ha demostrado técnicamente inviable para garantizar aguas abajo de Yesa razonables cotas de seguridad, económicamente disparatado, socialmente muy dañino y medioambientalmente inasumible.

En unos momentos como los actuales, donde el escándalo de la corrupta gestión del agua ha quedado demostrado a través de la empresa pública ACUAMED, Amposta debe ser, a su juicio, un clamor contra estas prácticas, pidiendo una gestión transparente y libre de los grandes intereses privados y especulativos que a fecha de hoy dominan los resortes de la administración, en particular de la Dirección General del Agua del MAGRAMA o de organismos como la Confederación Hidrográfica del Ebro. Queremos recordar que ya en 2006 el informe “Aguas limpias, manos limpias. Corrupción e irregularidades en la gestión del agua en España” denunciaba prácticas similares a las ahora destapadas. Yesa protagonizaba uno de los capítulos de aquel informe y algún día se deberá revisar con luz y taquígrafos lo que ha ocurrido y está ocurriendo en Yesa. La opacidad de su tramitación lo convierte en objetivo ideal para estas prácticas.

Están convencidos que, a la par, Amposta lanzará un mensaje de esperanza para los nuevos tiempos políticos que se avecinan. No habrá reformas profundas en esta sociedad gravemente herida por prácticas corruptas si no se alumbra una forma radicalmente diferente de planificar, gestionar y controlar desde intereses realmente ciudadanos los temas del agua.

Las nuevas formaciones emergentes tienen una ineludible responsabilidad en esta tarea y, para ser creíbles, deberán situar este tema en su agenda de prioridades.

Comentarios