Damián Iguacen cumplirá 100 años con un homenaje de la Diócesis

Damián Iguacen

Damián Iguacen Borau, Obispo emérito de Tenerife, cumplirá el próximo viernes, 12 de febrero, cien años. Con este motivo, la diócesis de Huesca, donde vive desde hace muchos años, le ha preparado un homenaje en la Catedral de Huesca, ese mismo día, a las 12 y media de la mañana. A la celebración asistirán autoridades religiosas de toda España, familiares y amigos.

Natural de la localidad zaragozana de Fuencalderas, monseñor Iguacen fue obispo de Barbastro, Teruel y Tenerife. Fue ordenado sacerdote, al servicio de la diócesis de Huesca, por el Obispo Lino Rodrigo, el 7 de junio de 1941. En su larga carrera pastoral, impulsó y promovió muchas iniciativas, que hoy en día siguen vigentes en ámbitos como la educación prematrimonial, la juventud, los enfermos o el patrimonio cultural de la Iglesia.

Sacerdote en varios pueblos de la provincia de Huesca, vicerrector del seminario, párroco de la Basílica de San Lorenzo, de 1955 a 1969, y posteriormente Obispo de tres diócesis. Damián Iguacen, que participó en las comisiones episcopales de Liturgia o Vida Religiosa, mostró, sobre todo una gran sensibilidad por el gran patrimonio de la Iglesia, lo que le llevó a promover la creación de la Comisión Episcopal de Patrimonio Cultural. Asegura que la Iglesia crea arte para anunciar el Evangelio, y que el Patrimonio lleva a Dios, que es la belleza.

En una entrevista que mantiene en la publicación de la Diócesis, Pueblo de Dios, hace balance de sus 100 años de vida, agradeciendo a Dios que puso en él la ilusión de ser sacerdote, y a través del sacerdocio, llevar almas al Señor, salvar personas y hacer felices a quienes le tratan. Asegura que ha sido un pecador, que no todo lo ha hecho bien pero que, con malicia, puede decir, que no ha hecho nada.

Comentarios