La celebración de Carnaval llega a Los Monegros

Así como la festividad de Santa Águeda en Los Monegros no tiene parangón, ya que son prácticamente todas las poblaciones de la comarca desde donde se programan muchos actos tradicionales, a la par que curiosos, como la elección de alcaldesa por un día en Grañén, el juego de la olleta de Huerto, los cánticos de coplillas o las peculiares carreras de rosca entre mujeres,… la celebración de Carnaval no tiene ese aspecto de las tradiciones ancestrales entorno a la fiesta de los disfraces, pero ello no significa que no se empape la comarca entera de diversión.

En la mayoría de poblaciones la fiesta se mantiene para este mismo sábado día 6. Es el caso de la capital monegrina, Sariñena, que como novedad presenta para este año una gran cabalgata conjunta a partir de las 19 horas y que se iniciará en la calle San Antolín para posteriormente recorrer las principales vías del casco acompañados de charanga y batuka. Seguido será el concurso y además doble verbena nocturna, con una fiesta para menores sin alcohol en el local del Casino de Sariñena.

En otras localidades también se suman a la fiesta de este sábado día 6 como San Lorenzo del Flumen, donde coincidiendo con la prolongación de Santa Águeda, se premiará a aquellos que acudan disfrazados al IV partido de fútbol amistoso de solteras contra casadas en el campo.

En otros casos se hará esperar un poquito más el Carnaval como Grañén el día 13 o en Robres, donde tendrán la temática del reciclaje en la fiesta de disfraces, y que ya se celebrará el día 27 de este mes.

Entre las antiguas costumbres para Carnaval que en algún pueblo de Monegros sí se recuperaron está la quema de muñecos que se hacía en Villanueva de Sijena. Para celebrar el fin del invierno tradicionalmente se quemaba el muñeco llamado “Pepele”, a los que se les añadieron posteriormente los muñecos “Matapanizos” y “Barbuchana”. Y dentro de muy poquito, coincidiendo ya en tiempo de Cuaresma, Alcubierre conserva su “Vieja Remolona”, con la ronda de escolares por las casas del pueblo para pedir alimentos con la muñeca disfrazada y que simboliza el invierno perezoso que no se quiere marchar.

Comentarios