Las ADS de vacuno, ovino y caprino rechazan la vacuna contra la lengua azul

Ante las noticias que van apareciendo sobre la vacunación de la lengua azul en la provincia de Huesca y algunas comarcas de la provincia de Zaragoza, los veterinarios de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS) de ganado vacuno, ovino y caprino del Altoaragón manifiestan su opinión contraria a la vacunación contra la enfermedad de la lengua azul. Así se puso de manifiesto en la reunión convocada, el 26 de enero, por parte de la Dirección General de Alimentación y Fomento Agroalimentario.

En ese encuentro se puso sobre la mesa la búsqueda de alternativas más racionales ante la situación epidemiológica actual De hecho, en el sur de Francia, de donde procede la enfermedad, señalan, en nota de prensa, no se ha impuesto la vacunación obligatoria.

En la anterior campaña de vacunación (2008 – 2011), esta causó numerosos efectos secundarios, a corto y a largo plazo, que además de las obvias repercusiones en el bienestar de los animales supuso un coste a las explotaciones ganaderas extraordinariamente elevado.

El País Vasco (con un riesgo epidemiológico similar al de la provincia de Huesca) ha determinado que la vacunación de los rebaños será voluntaria.

Gobierno de Aragón se comprometió a trasladar la oposición frontal y razonada del sector al MAGRAMA con el objeto de concretar alternativas igualmente eficaces y menos gravosas para el sector. Por tanto, ninguno de los veterinarios de la provincia de Huesca de vacuno, ovino y caprino, va a colaborar en el desarrollo de esta campaña mientras no se establezca un protocolo de actuación en el caso de que aparezcan efectos secundarios.

Este protocolo, recuerdan, debe ser consensuado por las diversas partes afectadas y predominar los criterios científicos sobre los de cualquier otro tipo.

Además. tras decretar la vacunación obligatoria por parte del MAGRAMA (BOE del día 4 de febrero), señalan en la nota, no existe ninguna partida económica para sufragar el coste de la aplicación de la vacuna.

Concluyen señalando que, si, al final la Administración impone por la fuerza la vacunación, los veterinarios de ovino, caprino y vacuno de la provincia de Huesca, creen que, como cualquier profesional, tienen derecho a saber a cuanto ascenderán sushonorarios y quien se va a hacer cargo de ellos.

Comentarios