Bienvenido el Año 2143 del Mono de Fuego

A pesar del viento, el frío y la amenaza de lluvia, en el templo budista Dag Shang Kagyu, se respiraba, este martes, un ambiente cálido impregnado de espíritu festivo y alegre para celebrar el Día del Losar, el día del año nuevo tibetano. Eran, nuevamente, muchas las personas que se acercaban hasta Panillo para compartir con los lamas la despedida al año de la Oveja Femenina de Madera y la bienvenida al Año 2143 del Mono Masculino de Fuego.

Audio sin título
Audio sin título

Como el año pasado, la hoguera se colocaba a la izquierda del templo y, también, en esta ocasión había megafonía para que los asistentes pudieran seguir las explicaciones que ofrecía el lama acerca del ritual de Guru Rinpoche.

El viento que soplaba, a las 11 de la mañana, momento en el que se iniciaban, los actos hacía que el humo blanco de la hoguera que todo lo purifica alcanzara a todos los participantes que seguían la ceremonia en círculo. Tras el ritual de la purificación llegaba el momento de lanzar la harina al cielo que forma parte también de una tradición tibetana.

El acto en el exterior concluía con el parlamento de las autoridades el alcalde de Graus, la presidenta de la Comarca de la Ribagorza, el capitán de la Guardia Civil y el párroco de la iglesia de San Miguel de Graus. Por último, el lama director espiritual del templo animaba a los presentes a olvidar las cosas materiales y buscar, primero, la paz interior, estar a gusto con uno mismo, para después proyectar esa tranquilidad hacia el exterior. A continuación los actos se trasladaban al interior del templo para concluir con una comida en la que participaban más de un centenar de invitados.

Los actos de celebración del año nuevo concluirán este miércoles con una lectura de textos en el templo, habitualmente, después se hace un paseo circunvalando todo el perímetro del templo pero que, este año, se suspende, por la procesionaria.

Normalmente, son cinco los antiguos lamas orientales que residen en Dag Shang Kagyu, a los que, se suman los nuevos lamas, seis o siete, del primer retiro que concluyó hace dos años. En la actualidad hay doce personas haciendo el segundo retiro de tres años, tres meses y tres días que concluirá en enero del próximo año.

Para Graus, la presencia de la comunidad budista en el término municipal supone, principalmente, riqueza cultural, y también ser un gran foco turístico, puesto que, al año, el templo recibe unos 15.000 visitantes.

El templo recibirá también, este año, la visita de Kalu Rinpoche, fundador del centro, y de otros maestros orientales para impartir enseñanzas.

Comentarios